12.8.10

Display

Cada verano me parezco más a un zahorí ciego. Hablar es agotador. El esfuerzo que supone vivir repetidamente. Apenas quedan caminos solitarios. Display en naranja, intermitente, cada palabra de los otros me veraneo más. Hasta ver el mundo en una gota. Indiferente a la materia de la gota.
O cómo ser una gota vacía.

9 comentarios:

  1. Vacía, no.
    Invisible tal vez.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Qué cosas... Como siempre sorprendente y provocadora con tus imágenes. Como me gustas!!!

    Besitos de cola.

    ResponderEliminar
  3. La imaginación y las cosas bien hechas, son siempre un regalo en literatura, gracias Mª Jesús.abrazos eternos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno el cambio (no te visitaba hacía unos día, estaba offffff)
    y bueno todo lo que dices, esos recovecos que sabes mirar y extendernos, haciéndonos pensar una vez más.
    Besos a tu ciudad a través del canal de abstracción (genial, tesoro)

    ResponderEliminar
  5. Vivir repetidamente, sí, cansino del todo. Ser gota es mejor.

    ResponderEliminar
  6. Sí, casi ya no quedan caminos solitarios, es más grande la sombra del bullicio y de las luces, y los letreros y los mercados y las tiendas, y esta vida corriendo, corriendo...

    ResponderEliminar
  7. de vez en cuando y entre verano y verano hay que tomar un descanso

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias por vuestra visita y vuestros comentarios, a partir de ahora espero poder responde.
    Abracísimos para tod@s.

    ResponderEliminar
  9. Todo parece repetido, sabido, monótono, por eso hay que salirse del camino, liberarse, romper la senda conocida...un beso

    ResponderEliminar