18.8.10

.

Era muy sencillo. cuando él comenzaba un cuento, yo nunca lo terminaba. Así todo eran cuentos sinfín, cuentos infinitos. Yo le contaba la vida. Era lo más narrable que conocía. Nunca la escribía- solo se la contaba. así un día le dije, nuestro hijo de cuatro años  ha dicho a su novia, también de cuatro años, eres más guapa que un pétalo de rosa y ella le ha respondido y tú eres más guapo que un saltamontes con sombrero.
cuando la vida era así de sencilla
.

8 comentarios:

  1. Me gustaría que la cida siguiera siendo así de sencilla. El sencillo diálogo infantil es de antología.

    ResponderEliminar
  2. José Zúñiga,
    crecemos y nos la vamos complicando o nos la van complicando, las dos cosas, supongo.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. las cosas más sencillas, son las que más se aprecian... y las que más pellizquitos te dan en el corazón...

    saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. la inocencia de un niño se pierde cuando todo empieza a importar

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. así de sencillo.. como un cuento de niños. pero luego todo se complica cuando se buscan razones.. me gusta esa pareja infantil

    ResponderEliminar
  6. Sólo los niños son capaces de esas maravillas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. ¡Me encanta!
    Y creo que aunque nos resulte muy difícil, casi imposible, expresarnos así, en el fondo conservamos esa sencillez. A mí al menos me sale en ciertos momentos de alegría, sobre todo si quien tengo delante es un buen amigo o amiga, alguien a quien quiero especialmente. El mundo nos embadurna de sombras, pero la vida en que nacimos sigue fluyendo por dentro.
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar