16.8.10

.

Más al norte cae tu voz
pradera de luz sin arenales

te escribo porque nunca lees
cuanto transcriben de cierto las palabras
en días rotulados sobre máscaras
o desvelos
.

4 comentarios:

  1. Más al norte, dices.
    Es que nuestra brújula nunca encuentra el punto justo.

    Besos, besos

    ResponderEliminar
  2. Te sienta bien el paisaje cantábrico enmarcando el poema en sus dos primeros versos. Y luego, ese lector desatento. Magnífico.
    bs

    ResponderEliminar
  3. Gracias, doamna,

    virgi,
    y qué suerte los que tienen brújula, yo quiero tener una como la de los pájaros.


    José Zúñiga,
    el norte me sienta bien siempre, excepto en días de mucho calor,
    al lector-es los dejaremos que patien sobre las palabras, el patinaje es un buen ejercicio.

    Abrazos para los tres.

    ResponderEliminar