11.7.10

Y los nudos.
Me estoy haciendo miguitas de nada. Para el camino. El regreso. Ya no me importa la fragilidad de la rosa ni de los jardines que adornan. O sí. La fragilidad. La fuerza. Esas conexiones extrañas. 
Y las redes.
Permanecer en espacio vacío. Quieta. Invisible como nada. Cómo será después. Sin letras. Solo vacío en el aire. Y no aparecer en mí ni en ninguna de las letras de mi nombre. Ni del tuyo. Ni siquiera en las del suyo.
Y ser o no parte del rito.

3 comentarios:

  1. Nada es mucho.
    Algo es menos.
    Donde el aire
    abriga.

    ResponderEliminar
  2. Esas conexiones extrañas... Seguramente para ti estas palabras tienen un significado concreto, para nosotros son enigmáticas y sugerentes. Por eso, entre otras cosas, nos gustan.
    Un abrazo de domingo.

    ResponderEliminar
  3. Jose zúñiga,
    mucho poco algo, al final todo se reduce a nada,
    como bien dices algo puede ser menos, menos que nada?
    Un abrazo.


    Bel,
    puede resultar extraño la conexión fragilidad-fuerza, pero suelen estar conectadas, a veces solo por la ausencia de una de las palabras cuando nombras la otra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar