9.7.10

Un cisne en el prado. Ahora busca de qué casa ha huido el cisne. Y quién lo atrapa que no se vaya más lejos. y se pierda en lo más salvaje del monte más próximo. O si se pierde entre los caballos. O entre las vacas. ¿y si pasa avioneta lanzando víboras como aquel otro verano? Este será el verano del cisne blanco aparecido por sorpresa. Si no sucede algo peor. Algún pequeño decide meterlo en el agua. Y de paso quedárselo. Un baño da derecho a propiedad. Según el derecho de este niño. Es mío porque lo vi antes. Me lo quedo. No. Algunos pierden a su gato, a su perro. Incluso la voz de su amo. Se busca dueño de cisne blanco. Que no aparezca y me lo quedo. Lo ato y lo paseo. Que no aparezca. Que no aparezca. Calla ya esa letanía, niño. Y busca. O me lo como, dice el más bárbaro. No. Buscaremos la voz del cisne. ¿y esa frase quién la ha dicho? No recuerdo. ¿Recuerdas avioneta lanzando víboras? Sí, recuerdo. Víboras. Muchas víboras. Por los prados. Por las quintanas. Por las cunetas. Todo el verano quemando caucho. Verano de humo de goma de ruedas quemadas para que las culebras no entraran en las casas. Destruiremos puentes. Construiremos puentes. Hasta encontrar la voz del cisne. Recuerda de quién es la voz. La que moduló la frase.

5 comentarios:

  1. El canto del cisne.Triste. No busques su vos: anda por aquí.

    ResponderEliminar
  2. En realidad hoy pensaba escribir una canción, porque hace dos días que no encuentro música..., y mira qué ha salido, me he ido por los cerros del pueblo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Todavía no había tenido la oportunidad de venir y dejarte unas palabras en esta nueva casa tuya, Alfaro, debería darme vergüenza. Creo que, como el cisne, ando buscando esa voz, mi voz. No se puede tener el cuello tan largo...

    Un abrazo enorme.
    Es cálida esta ciudad.

    ResponderEliminar
  4. Qué fácil lo describes, qué humilde el texto, que fácil se lee..., gracias Alfaro, fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. (*,
    es importante encontrar la propia voz. El cuello largo ayuda a otear, no?
    Un abrazo grande.


    antonio manuel f. morala,
    me gusta tu elogio, ya me gustaría que se leyera siempre así de fácil.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar