1.7.10

Regresaba sobre mis pasos, a pleno sol, cuando vi a aquel hombre sentado a la sombra. No me hubiera extrañado que se hubiera levantado a decirme quién era. Como si nos conociéramos. Siguió sentado. Afortunadamente siguió sentado. A la sombra. Tampoco me molesté en mirarlo. Desde que me suceden estas cosas prefiero no mirar la cara de los desconocidos.

8 comentarios:

  1. Si no regresas nunca sobre tus pasamos acabarás mirándolo de frente.

    ResponderEliminar
  2. Hay encuentros fortuitos que dejan un agradable sabor de boca, si son a la sombra mejor que mejor

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jose Zúñiga,
    hasta ahora siempre regreso sobre mis pasos, o sobre otros,así que no miro, es por la sensación, y por esas cosas extrañas.
    Un abrazo.


    ana sáenz,
    quizá, aveces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Extraña sensación.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me dejas con una especie de escalofrío.
    Arrumaco

    ResponderEliminar
  6. Luna
    ¿la has sentido?
    Un abrazo.


    Begoña,
    ¿un escalofrío con el calor que hace hoy?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El miedo tiene cara, aunque sea anónima.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  8. ZenyZero,
    pues no se me hubiera ocurrido pensar que el miedo tiene cara..., y ahora que lo leo...,
    puede que sí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar