14.7.10

El único refugio seguro seguro es interior. La casa. Solo quiero sombras frías. Descendiendo hacia el agua. O hacia cualquier mar desierto Mar.
 ...
La imagen se repite. está afuera. sobre el agua. Gaviotas sobre barca azul atada a un noray. Imagen nítida. y de luz. No he sentido calor ni luz. Es otra cosa. casa que me aisla hasta ser yo otra. Cuerpocasa de mí. De labios sellados. Ojos abiertos. Y observadores.

11 comentarios:

  1. Éste es un buen mirador. Por él te asomas. Y te dará calor, como a nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Dentro nuestro a veces hay tantas trampas coo afuera.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Jose Zúñiga,
    te quedarías asombrado de cómo una vez fui capaz de llegar a tener calor en medio del frío, y lo que está escrito es 'realidad' no sentí calor ese día, aunque estábamos casi a 30º.
    El calor de esta 'ventanita' es distinto, no hace falta que la mente se 'revista' contra él.
    Un abrazo.


    Luna,
    digamos que son paisajes diferentes, a vecs trampas y a veces no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No hay mejor refugio que el propio caparazon.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Somos los mejores guardianes de nuestros propios secretos hasta que nos da por escribir y se nos escapan a retales por nuestras letras...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo ahora tengo calor en cualquier sitio. A veces lo odio. Y sí, el único refugio es el interior. Aunque, cerca del mar, yo no necesito casi nada más.

    Un besico.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bello escribes!Me ha encantado descubrirte y visitarte. Excelente todo y esta entrada, realmente brillante. Nada mejor que nuestra casacuerpo, pero nada es seguro, siempre se filtra algo que intentamos guardar secretamente. Un abrazo grande y Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  8. Nuestra casa en nosotros. Un hueco donde refugiarnos, donde entendernos, donde serenarnos.
    Desde mi hueco veo tus ojos lúcidos.

    Hasta allí te mando mis besos

    ResponderEliminar
  9. casa qeu me aisla hasta ser yo otra..cuántas dentro de una misma mismidad..

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios,
    Alma bienvenida a la ciudad.
    Ico: era una tarde de muchísima calor, una gaviota estaba sobre una barca azul que estaba amarrada a un noray, y yo o mi mente conseguí no sudar no pasar calor, mi cuerpo fue mi cuerpocasa, a eso me refiero, aunque es cierto que siempre somos múltiples, que no se puede hablar de un yo único, a no ser como un yo que englobe a los múltiples yos, ellas, tús, nosotros...

    abrazos para tod@s

    ResponderEliminar
  11. el unico lugar seguro, seguro, en nuestro interior, si señor! allá vamos, a sumergirnos en nuestras profundidades!

    ResponderEliminar