17.7.10

Azules

Anótalo. Ese hombre semeja un pavo real. Desplumado. Pero es tan azul. Sí. Y sobre su cabeza en vez de plumas azules lleva flores, azules por supuesto, dónde estaría si no la semejanza.Y su cara es una gran lágrima azul. ¿Verdad que es precioso el azulpavoreal?

8 comentarios:

  1. Los pavos reales me parecen preciosos. Un poco tontorrones, pero preciosos.

    ResponderEliminar
  2. Últimamente me haces sonreír con frecuencia, Alfaro, aparte de recordarme, como aquí, a casos concretos a los que podría aplicar este texto.
    Un abrazo en este silencioso, amable sábado.

    ResponderEliminar
  3. Sara Royo,
    me encantan los pavos, los reales también.
    Un abrazo.


    Bel M.
    la intención o el énfasis de la lectura depende de cada mirada.
    No es lo mismo un pavo real con plumas que sin ellas, pero sigue siendo un pavo real, no?
    Un abrazo.


    Jose Zúñiga,
    verdad es, que lo he visto en pavo, y en humano.
    En cuanto a los otros dos adjetivos dejésmoslos en cuarentena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A ese hombre de azules
    y flores pavo-reales
    lo ando buscando hace siglos,
    creo que se dejó un rastro indescifrable tan salado y lluvioso
    como sus ojos de lágrima.

    Besazos

    ResponderEliminar
  5. Si fueran mudos ya serían perfectos. Antes vivía cerca de un parque donde había varis pavos reales y oír sus "chillidos" era insoportable.
    Me gusta el escrito, como siempre.
    Besazo

    ResponderEliminar
  6. Pepe,
    es que la perfección no existe, el todo total es imposible, no recuerdo ese chillido.., pero pienso en el de las gaviotas..., a la vez..., sí que es horroroso de soportar durante un tiempo largo.
    Un abrazo.



    Meri pas,
    gracias por tu visita y tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No se me ocurre mejor color ahora mismo, la verdad, y aún menos con la visión de todos tus mares para demostrarlo (gracias por el azul que destilas siempre por todas partes, hasta el de las lágrimas, aunque no me guste el llanto).

    Un nuevo abrazo.

    ResponderEliminar