4.7.10

1. Adentrarse en el mundo del otro siempre es extraño, aunque no sea novedoso. Y cuando la luz se apaga es como una especie de fosa común, donde recuperamos todos los miedos. 

2. Cómo sería el mundo de haberse impuesto lo femenino.

3. Un mundo de espinos. sin flor. para cruzar puentes. Y no pararse.

1. Y cómo de listo era él. era un listillo. Arañaba con sus uñas la puerta por si alguien, una ella, abría. Alguna ella abriría. Ninguna de mis ellas. Ninguna de mis yos. Ni de mis tús cuando yo.

2.3. Escribo mientras uno de mis hijos pasea el perro vaca de uno de sus amigos. Alguien lo preguntará. solo tengo un hijo. Nunca lo enviaría a matar a los hijos de otras madres. madres llorando a sus hijos muertos por otros hijos de otras madres que tampoco quisieran que sus hijos mataran. Y esto en cualquier patria de este mundo no femenino. Solo dolor en algunas orillas de la vida. ¿Alguna vez has mirado los ojos de los cerdos en el matadero? Miran como ojos humanos, y se besan entre ellos. Vida en todas las orillas.

6 comentarios:

  1. Habría vida en todas las orillas o, al menos, en muchas más orillas. De haberse impuesto lo femenino. Cómo matar si tú sabes de la vida, de dar vida? Cómo quitarle a otra lo que a ti te duele?

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Francamente, lo de los cerdos me ha estremecido.
    Lo femenino..., dónde estaríamos?

    ResponderEliminar
  3. Isabel chiara,
    orbablemente sí, habría menos muerte.
    Un abrazo.


    Jose zúñiga,
    pues, esto de los cerdos..., también me ha impresionado a mí. en unos cursos de Ext. universitaria han llevado a los alumnos a ver las dependencias estas del ayuntamiento y mi hijo vino muy impresionado para casa, todo el mundo pisaba la sangre como si tal cosa, y él venía 'malo' entre las cabezas de vaca cortadas y cómo estaban los cerdos de hacinados y...
    Yo creo que si se hubiera impuesto la parte femenina del mundo sería distinto todo, probablemente menos cruel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ...dulcemente envidioso, quizá...

    (sorry, mi querida Alfaro, será por un par de últimas experiencias)

    Besitos, besitos

    ResponderEliminar
  5. Jo, Alfaro, ¿ves? Por eso me estremece tanto el rojo, en cualquier tono (con el morado es pavor casi).

    Estuve un tiempo soñando despierta cómo sería todo de haberse impuesto lo femenino... Me gustó ese sueño. También las palabras serían diferentes.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. virgi,
    otro abrazo para ti.


    gloria,
    el rojo no tiene por qué ir asociado a lo negativo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar