27.6.10

Si no sabes nada por qué hablas tanto.Tú no serás un barón rampante.Yo no veré las flores de Baudelaire. No abriré nunca la tumba de Rimbaud. Deletrea. Deletréame. Un largo camino hasta llegar a Foucault. O al péndulo. O a cualquier campana. Silabea. Nómbrate. Volarás sobre Leiris. Habla silencio. quiero entenderte mejor. Del carbayo al roble. Juegan a hacer aguaceros. Vemos el truco origen. el de ser.

7 comentarios:

  1. Seamos dueños del truco. Aquí hay truco.

    ResponderEliminar
  2. Ese truco es el más dificil.
    Ni Houdini.
    Y el barón rampante, menos, tan entretenido en la foresta.

    ...tal vez tú...

    ResponderEliminar
  3. jaja.., a ver si de tanto truco acabamos en truculentos, ya que durante unos días no correré...
    abrazos para dos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, soy el que se no se comía tus lentejas. Lo siento..., ahora me di cuenta. Aunque hace mucho calor para los cocidos. Cuando pase el estío, me comeré tus lentejas.

    Yo creo que quien más habla no es el que más sabe. Sobre todo esos que hablan por hablar. El que sabe, necesitó silencio. Incluso el suyo.

    Un gran abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja...,
    De esto de las lentejas ya hace mucho...
    ¿Ves esas sombras que hay en la luna?
    Mi abuelo, cuando le preguntaba, me decía que eran unos señores que estaban sentados comiendo, y que seguro que se comían mis lentejas, así que al día siguiente yo salía del colegio muy contenta porque en mi plato no habría lentejas, pero a veces no se las habían comido porque yo las encontraba para comer. Más o menos era un cuento así, ya ves, muy interactivo.
    Y con este calor, creo que me he comido las palabras porque no las encuentro, no están donde siempre.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. yo con Foucault nunca he podido pero si con Baudelaire y Rimbaud... por dios¡

    ResponderEliminar
  7. Yo me quedo con Baudelaire y con Rimbaud...puesta a elegir.

    ResponderEliminar