18.6.10

Palabras de uno y palabras de otro. Escribir para salir del infierno. Para salir. O para entrar en él. Se abre la puerta y ese momento en que no sabes si alguien entra o sale. El momento infierno de Artaud. Mientras Artaud sale, Rimbaud entra. Cruce de estrellas y sin cámaras. Luego todo fueron habladurías. La puerta. El pomo de la puerta. Los barcos. Los negros. El negrero. Arthur para los amigos. Arthur en el infierno con Antonin, el loco. ¿Quién navegaba por qué mares? Todo, oscuridad. Yo pasé con ellos mi adolescencia. A penas si los recuerdo. Pero aún veo sus llamas. Algunas noches.

6 comentarios:

  1. Mira como se llenan los vasos
    en los mostradores de la tierra
    la vida está vacía,
    la cabeza está lejos.


    (Antonin Artaud)

    ResponderEliminar
  2. Ay, Caronte, rema fuerte, llevame de nuevo al infierno del que regresé, a mi llama adolescente.

    ResponderEliminar
  3. Codorníu,
    tendría que volver a leer y volver a leer y releer a Araud, todavía me 'vuelca' la vida cuando lo leo.
    Muchas gracias por estos versos.
    Abrazos.


    Jose Zúñiga,
    qué importa que vengas del cielo o del infierno, qué importa oh, belleza,
    ¿será de Baudelaire?
    y luego añadimos 'fanfarria atroz' que nadie como rimbaud supo decirlo.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Esas llamas dejan brasas infinitas.
    Entro, salgo, te abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay otra pregunta, oculta, en una pregunta. Como una puerta que no se sabe si se abre o se cierra. Quién y qué. Artaud y Rimbaud.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  6. Virgi, ZenyZero,
    Gracias a los dos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar