8.6.10

Mujeres en guerra / Ichiara

4 comentarios:

  1. Me ha encantado esta versión y creo que me ha gustado mucho más poder oírla (casi sentirla). Con este cuento y especialmente su final me voy a la cama a olvidarme de lobos.
    Buenas noches, Alfaro.
    Enhorabuena, Ichiara.
    Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alfaro, gracias Gloria.

    Esta versión, que es más larga que la piquer, tenía que contarla. Son muchos los años que llevamos caperuceando, blanqueando y cenicienteando. Hay más, pero no me acuerdo.

    Esto pertenecía a un cuento ilustrado que tuve previsto enviar a las chicas como regalo de fin de año (del pasado). Las ilustaciones son preciosas, muy trabajadas las de la abuela y las de la madre (en el fondo, aunque reniego de ellas, no puedo por menos que quererlas y agradecerles unas carnes que no quieren ser princesas), pero para variar no tuve tiempo y soy inconstante para mis proyectos personales. Pero ahí están y en algún momento verán su fin.

    Es un honor estar en la ciudad sin nombre. Y una preciosidad Tiempos.

    Hoy hice rabona en el curre, y me voy a perder por manjatan.


    besos

    ResponderEliminar
  3. Ichiara,
    a mí me ha gustado muchísimo, si no puede ser entero vale por fragmentos, además está muy bien con la voz, con el tono de voz...,muy bien.
    Gracias por este youtube y también por haber leído 'tiempos', acabo de darme cuenta que falta tu nombre, solo recogí cosas del blog, así las tengo agrupadas porque yo también soy un desastre y no solo de la inconstancia.
    Gracias y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, hubiera querido ser más natural, pero me sale siempre la cosa solemne (que mezclada con el acento andaluz no deja de ser divertido). Y las gafas tienen historia, son las que uso desde hace siglos (fueron las primeras gafas de sol que le compré a mi hija a los catorce(demasiado fashion, las dejó en un cajón a los quince y yo las recuperé).

    ResponderEliminar