5.6.10

Días de pájaros y judíos

Hay belleza y hay muerte. Barcos sin atracar. Jetty. Barcos asaltados. Una bola negra, con un ala rota, tirada en el suelo rojo. Alas rotas. Me hago antisemita. Hace tiempo. Me lo tatuaré en la mirada. Intento descifrar la mirada del animal herido. Botas militares sobre el mar de los vencidos. Tampoco yo puedo volar con alas de pájaro muerto.

8 comentarios:

  1. Es mayor el mar de los vencidos. Sus lágrimas lo han hecho crecer.

    ResponderEliminar
  2. Sí, parece un mar en continuo crecimiento.

    ResponderEliminar
  3. ¡Guau! Has decorado tu casita con flores, madera y cartones.

    Triste es sin embargo el mensaje que hoy nos dejas. Sí, es terrible y sin embargo todavía existe esperanza, mientras haya voces que no se dejan acallar.

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho que no vienes por aquí, me cansé de ver siempre lo mismo, lo cambié todo.
    Y el exterior, tampoco ha cambiao gran cosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. yo tambien llevo tatuado el antisionismo en los ojos... y he dejado de ser políticamente correcta para los ojos de muchos... No es lo que se espera de una mujer de mi tiempo...

    ResponderEliminar
  6. La chica de las biscotelas,
    empecemos, seamos mujeres sin tiempos, sin tiempos muertos quiero decir,seamos incorrectas puesto que ellos (en política si te fijas hay 'ellos', aunque a veces sean ellas)son asilvestrados, crueles, cínicos, refinados casposos,
    como siempre bla bla y bla!

    ResponderEliminar
  7. El exterior no ha cambiado NADA; PERO SI TODO EL INTERIOR DE LOS SENTIMIENTOS PROFUNDOS Y BELLOS; no era necesario comentarlo , pero lo hago para la vida y por la vida.A veces, oidos olvidados..., los más recordados; besos para tres.¡Ah, has decorado tu existencia con los colores de la humanidad, mi eterna enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. Un abrazo grande, Antonio, como mínimo de dos, el tercero a saber por dónde andará.

    ResponderEliminar