15.6.10

Claroscuros

Deslizo mi voz y mi mano. Circuitos neuronales. Me dejo aparcada como un mueble en espera. 
Resquicios. Voces en fuga. Entre yo y las voces, ellas. miradas ciegas que se abren a la luz.
Resquicios. Voces en fuga. entre las voces, yo. miradas que se abren a la oscuridad.
Deslizo mis voces. cortocircuitos. Me dejo aparcada como un mueble en espera de mudanza.

15 comentarios:

  1. La vida en una continua repetición de stand-by.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Más oscuros que claros veo yo en este bucle.

    ResponderEliminar
  3. A veces las mudanzas llegan sin esperar o no son las que esperabas. Mientras estás aparcada, no dejes de mirar con atención alrededor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Luna,
    no sé muy bien los entresijos de la vida, cuando comienzo a atisbar algo cambia el paisaje.


    Jose zúñiga,
    pues no vas desencaminado, es justo en la línea de separación entre luz y sombra.


    Laura,
    sí, seguiré tu consejo.

    Abrazos a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Voces en fuga, me encanta. Es breve pero está repleto de imágenes y sensaciones que dan para mucho. Feliz noche,
    te abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  6. la sinapsis neuronal es un deslizamiento horizontal, fuga, eco, voz con efecto doppler revelado en palabras por los radares sensoriales.

    Los muebles son letanía y verticalidad reiterada, retahíla viciada por la quietud y la espera.

    ¿Cortocircuito? es la cruz sin metáforas. El punto de espera.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  7. Begoña,
    entre otras cosas quise decir decir que un 'yo' tiene muchas voces, voces en fuga.
    Abrazos.


    ZenyZero,
    uff, menuda interpretación que me has escrito, ahora tengo que reinterpretarme en tus palabras.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. El mundo gira al rededor y nosotras dentro de esta campana de cristal desde donde se oyen voces extrañas..

    ResponderEliminar
  9. Ico,
    el mundo gira y nosotras dentro, a veces y otras, fuera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Los circuitos tienen una cabezuda persistencia en repetirse. Supongo q también los neuronales. Los míos, por ejemplo, se pintan solos para volver a hacer lo mismo vez tras vez: lloro con las mismas pelis y los mismos libros, me cabreo por las mismas cosas y sigo esperando lo q, quizás, nunca llegue...
    Serán baturros mis circuitos? :)
    Besicos.

    ResponderEliminar
  11. Me llegó tu comentario como anónimo en el blog.
    Muchas gracias por leerme y muchas gracias por ser mi primera seguidora
    ( Tenía ganas de decirte eso, porque me hizo mucha ilusión).
    Mi mail: lauracaro66@gmail.com
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Un poliedro. Muchos poliedros. Miles de poliedros.

    En la cara uno es noche. En la cuatro, tarde. La mañana está al final de la otra esquina.
    Hay caras sin contar. Cientos de voces esperan bocas. Los dientes de leche aún no han pespuntado. Más allá, la caries reina en el esmalte. A medio camino entre dos puntos sin nombre, la edad del pan.

    (Más allá, el espejismo del otro lado. ¿De qué lado? Del que ahora no es el tuyo.)

    Cara noche.

    Un salto.

    El gesto de la espera.

    Y, en la palma de la mano, el cortocircuito del teclado.

    Un beso, alfaro

    ResponderEliminar
  13. Madeja de palabras,
    espejismos..., esa es la plabra abrimos la mirada a los espejismos.
    Abrazos.


    Laura Cano,
    hasta yo me sorprendí de que se quedara allí sin desaparecer, es como si alguien me secuestrara los comentarios..., en varios blogs.
    Las gracias a ti,
    abrazos.


    Sara Royo,
    nos pasamos la vida repitiéndonos..., debe de ser lo más cómodo.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Entre los resquicios se cuela un rayo de luz. Ilumina tus palabras, mientras vuela el polvillo sobre los muebles.

    ResponderEliminar
  15. virgi,
    jaja... vengo de leer un post (en Historiadero) donde se hablaba del trapito de limpiar el polvo, y tú lo ves revoloteando sobre los muebles...,
    esos haces de luz donde el polvo con millones, trillones de ácaros flota, son unos bichos asquerosos visto 'en grande'...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar