10.5.10

Cuando hago clic y abro la vida me gusta encontrarte. Así. Sobre el blanco, sólo tú. Línea gris. Han desaparecido los pájaros. Quedan palomas. Sé el día exacto en que quise borrarlas de todos mis caminos. Campos de realidad. Excrementos y plumas. Es por el aire. Aire para volar. Para respirar. Odio estas palomas sobre el alféizar. Aire ficción. Aire. Ficción. Las voces. Vuelven. Como las palomas. Cuchichea. Azul. Azul y gris. Ah. A.

5 comentarios:

  1. Sobre todo a esas palomas gordas que no paran de zurear satisfechas. Me recuerdan a los palomos de corbata.

    ResponderEliminar
  2. y cuando las palomas empiezan con su canto, en verano, cansino, en las siestas...

    ResponderEliminar
  3. José Zúñiga y Voltios,
    esto de las palomas, no es coña, ni pura literatura. hace tiempo, mucho tiempo,yo tuve una vez una palomamblanca que me seguía a todas partes, hasta que fue imposible tenerla en casa y le buscamos un sitio adecuado.Y hace menos tiempo me enteré de las enfermedades que transmitían sus plumas y sus excrementos y como aún no sabían a qué se debía mis muchos eosinófilos pensaron en ellas.
    Ahora cuando vienen a la ventana , o aún peor se meten en la terraza, las espanto con saña.Ni oigo los ronroneos, solo veo plumas.
    Pero la paloma blanca con la ramita de olivo en su pico es uno de mis símbolos preferidos, por la paz.
    Abrazos para los dos.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso que la paloma sea símbolo de la paz, cuando sabemos que es un ave agresiva incluso hacia sus mismas crías. Y no hablemos de la suciedad que dejan.

    ResponderEliminar
  5. el vacio se sostiene en la página en blanco.. palomas, pájaro y tu vuela pluma

    ResponderEliminar