18.5.10

Como musgo
creciendo a la sombra 
de los árboles grandes
no necesito enraizarme en sus raíces
y me alimenta su savia 
a mí anoréxica de la vida.

4 comentarios:

  1. El musgo juega con ventaja, sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Es que sólo necesita de un mínimo, ya quisiéramos nosotros vivir sólo del aire que nos rodea.

    Besos y besos

    ResponderEliminar
  3. Que te azoten las olas cuando reposes en las rocas del acantilado: serás musgo fresco, rebelde, pleno. Nada de anorexia.
    Bs

    ResponderEliminar
  4. No enraizado pero sí adherido, como una caricia suave y fresca.

    ResponderEliminar