13.5.10

Aquellos hombres venían de lejos
lo sabíamos
por cómo miraban a las mujeres
en la playa
y porque las suyas eran las más vestidas tapadas
siempre
por mucho que el sol quemase.

12 comentarios:

  1. Por cierto, este nuevo loock me gusta. Tan blanco.

    ResponderEliminar
  2. les quema el sol la piel por muy tapadas que estén

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Esbozo de una realidad.

    Un abrazo, muy bien descrito

    ResponderEliminar
  4. muy bueno, me ha gustado mucho, mucho.
    besazo

    ResponderEliminar
  5. Pues una de dos, o destapan a las suyas o nos traen ricas sedas para adornar a las que miran. O se tapan los ojos. Bueno, que sigan mirando

    ResponderEliminar
  6. ¡Y encima de negro, mientras ellos van con vaqueros y manga corta.
    Desnuda, te mando besos

    ResponderEliminar
  7. lo leí en el blog de pepe y me pareción brutalmente bueno, digo lo mismo en tu sitio alfaro. abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Es un poema genial.
    El tachón le da el punto original
    porque a los que lo leemos nos dan
    ganas de " tachar" esa actitud. Una poesía casi interactiva, vamos.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. José Zúñiga,
    miradas de 'secano', ciertamente tristes y ávidas.
    También a mí me gusta más el blanco, tuve que bajar los libros, porque no sé poner las letras de los títulos más pequeñas.
    Un abrazo.



    ana sáenz,
    un sol abrasador lo quema todo,
    un abrazo.


    Calipso,
    una mirada breve al paisaje del verano.
    Un abrazo.


    pepe pereza,
    gracias, muchas, por decirlo y llevártelo.
    Un beso.


    virgi,
    ay, si pudiéramos un día hacer el mundo al revés y taparlos...durante una temporada.
    Un abrazo.


    Voltios,
    gracias, muchas.
    Un abrazo.

    Laura Carto,
    el tachón también puedes hacerlo tú, si no lo tienes en la plantilla, vete a configuración y en configuración global marca editor actualizado, y así puedes escribir y luego seleccionar y clic.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Doctor Vitamorte,
    que nos traigan ricas sedas, para el invierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Aún siento escalofríos, Alfaro… y siempre que vengo a leerlo, voy al espejo, me miro y pienso: ¿cuántos velos invisibles llevo hoy? ¿cuántos hemos conseguido eliminar? ¿por qué ellas tienen que cargar con sus velos visibles? No me gustan los hombres que no miran a sus mujeres en público. No me gustan los hombres que tienen mujeres.

    Gracias por un poema tan tremendamente bueno.

    Un abrazo a cuerpo descubierto.

    ResponderEliminar