9.5.10

1
Él, voz gospel.
Ella, alas rotas de mosca.
Mientras él canta con su voz gospel, ella cruza las manos. Alas de mariposa. Despliega sus brazos.
Sí, vaya voz. Deslizándose por la llanura asfáltica, ohohohuuuh.
Ella con los brazos extendidos hacia arriba como si fuera a echar a volar. Mientras voz gospel canta.

2
Acaban de conocerse y cada vez se parecen más. 
Ella, con los brazos extendidos y abiertos hacia arriba como si fuera a echar a volar. 
Él, deslizándose por cualquier llanura asfáltica, ohohohouuuh canta con voz próxima al gospel. 
Sí, vaya voz.
Ella pliega sus brazos. Ya no son brazos alas de pájaro. Cruza las manos. Son como alas de mariposa. Mientras él canta con su voz tipo gospel.
Mañana, alas rotas en los ojos. De ella.
Y voz gospel. Él.

4 comentarios:

  1. Otro encuentro no sé si premeditado. Al final, lo suyo es que ella cante gospel y él se tire por la ventana agitando los brazos. Digo.

    ResponderEliminar
  2. las alas de mariposa acarician el aire cada vez que echan a volar

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No me digas por qué...pero me recordó a la Saga de los Caracoles de Lunita.

    ResponderEliminar
  4. Jose Zúñiga,
    pobe él y su voz asfáltica. Mejor que él vuele, y ella empieza a cantar.
    Un abrazo.


    ana sáenz,
    es cierto, es el tiempo de felicidad, ese breve aleteo.
    Un abrazo.


    Malvada bruja el Norte,
    ya quisiera yo poder escribir lo que escribió Luna en sus caracoles,ella es un gran río de palabra y de imaginación, yo solo recojo imágenes, piedras... Es un honor para mí que veas cierto parecido
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar