7.4.10

¿Y en qué mundo?

Todavía en esta España del toro y la pandereta. Parecemos un país a la italiana del lindo Berlusco. No sé qué me indigna más si la walkiria convertida en alcaldesa derribando barrios, para gürtel los míos, debe de decirse ella. Si los de las flechas y las cruces sentando en el banquillo al juez, no vaya a ser que resuciten los muertos enterrados en las cunetas, o el interés cultural de la corrida de toros. A partir de ahora seré catalana, porque a mí también me parecen una salvajada las corridas de toros, igual que los muertos de las cunetas, y en plan esperpéntico eos guaperas de los trajes valencianos. Y si seremos país berlusconiano que hasta una de las ministras peor valoradas es la única que sin el mínimo tambaleo ha sacado adelante una ley del aborto como nos merecemos todas las mujeres de este país que queramos practicarlo, yo no lo dudaría llegado el caso.
Esto me pasa por leer detenidamente las noticias, qué cabreos cojo.

11 comentarios:

  1. Pues, querida Alfaro, no, tampoco quieras ser como nosotros. Están destruyendo Barcelona de la manera más insensata, talando árboles y arrasando barrios, pero lo hacían calle a calle, disimuladamente, no como los de Valencia que lo han querido hacer a lo bestia, digo lo hacían porque ahora sí se quieren cargar una de las avenidas más bonitas de la ciudad, la especulación inmobiliaria hace que familias enteras estén en la calle, la corrupcíón está a la orden del día, el Tripartit acaba de aceptar un proyecto que partidos se suponía más conservadores habían descartado por el impacto medioambiental que iba a causar y, para colmo, queremos quitarles las olimpiadas de invierno a Jaca.
    No, tampoco nosotros.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Por si quieres leer todavía con más detenimiento :D alguna de estas cosas:
    http://polis-zbelnu.blogspot.com/2010/04/la-desverguenza-de-los-llamados.html

    ResponderEliminar
  3. Bel,
    solo quisera ser catalana para prohíbir los toros, bueno, también por alguna cosa más, no para la especulación salvaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo q procuro no leer las noticias. Por salud mental, más q nada.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Y esque en todos los sitios cuecen habas. A poco que rasquemos se van todos lo oros falsos. Por lo menos nos queda el derecho al pataleo, hay días en que las noticias es mejor inventarlas.

    Buenas madrugadas.

    ResponderEliminar
  6. Begoña,
    sí mejor las inventamos, pero antes sería preferible dejar de padecerlas, porque con la que está cayendo por todos lados.
    Un abrazo.


    Sara,
    eso lo digo yo muchas veces, pero es que te caen encima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A cualquier lado que mires, ves un desastre. No sé si es que veo el vaso medio vacío, a pesar de que soy de las que lo ven medio lleno...
    Besos, tesoro.

    ResponderEliminar
  8. Lo que ocurre con la información, sea prensa, radio, televisión, es que se suelen dar las malas noticias, más las malas que las buenas. Y las buenas que dan, a menudo, son mentira. Pasan muchas cosas buenas en el mundo que los medios no dan. Si lo miras por ese lado, te cabreas menos.

    ResponderEliminar
  9. José Zúñiga,
    perdón?
    Olé por la ministra.Y por ti, oye, poorque sí.
    Un abrazo.


    Virgi,
    pues a mirar para otro lado de vez en cuando, y sobre todo seguir viendo el vaso medio lleno.
    Un abrazo.


    Adolfo González,
    será..., eres un optimista, visto como tú lo escribes debemos sentirnos felices porque la vida sigue, la tierra gira, es una forma de mirar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar