25.4.10

Pesadillas que he tenido.
De niña. Los indios del oeste me persiguen. Huyo hacia la casa de un niño amigo. No llego a entrar en su casa, justo delante de la puerta de su casa, abro una caja de cerillas y me acuesto dentro de ella. Desapareció el miedo.
Pesadilla más terrible. Llego a una casa que no es la mía, pero lo es. Entro y veo a todos asesinados, sangre por todas partes según iba abriendo las habitaciones, no pude soportar el dolor de ver a mi hijo muerto y me desperté.
Pesadilla última. Duermo y una fuerza extraña me levanta de la cama, como si gravitara, solo la cabeza. El pánico me despierta, me doy la vuelta y enciendo la luz. Sigo durmiendo. Me despierto y compruebo que el primer despertar y el encender la luz habían sido parte del sueño.
Dentro de las pesadillas el miedo desaparece, porque regresas al refugio más seguro, el útero caja, o porque lejos y fuera de todas las cajas del mundo no te queda más remedio que abrir los ojos. Sin embargo, el miedo y el dolor ante la muerte de los seres más amados se hacen insoportables.

10 comentarios:

  1. las pesadillas son nuestros miedos acechando en la oscuridad de la noche

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Grandes miedos, Ana, miedos pánico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El útero es una trinchera llena de cadáveres. Al menos, uno tiene un refugio en el que terminarse el cigarro.

    Yo era el capitán de un regimiento decimonónico. Nuestros florines eran las agujas de punto de todas las madres aburridas frente a la ventana. Vivíamos en las trincheras, enardecidos por el triunfo glorioso de seguir vivos siempre en el mismo sueño. Hasta muy mayor. O quizá no tanto.

    Un abrazo
    chuff!!

    ResponderEliminar
  4. Zenyzero,
    Oh, me encanta la metáfora del útero, es la metáfora del fin de un tiempo.Un tiempo muerto? Un tiempo en el que nada más nacerá.
    Y el sueño que se repite,el sueño testigo de la vida.
    Es precioso tu comentario, tienes que recogerlo y guardarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si tengo este sitio, ¿para qué guardar nada?

    Muchas gracias!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Porque a veces me dan ataques de soledad y cierro loc coments, y entonces nadie lo leerá.
    Creo que acabaré por hacer una reserva (de la Biosfera,no) de metáforas que dejáis por aquí perdidas.
    Un abracísimo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha llamado especialmente la atención la primera pesadilla. La caja de cerillas convertida en refugio. ¿Te encierras en el fuuego? ¿Te sientes hormiga o cigarrillo? ¿Quieres que te recojan para encenderte?
    Encenderé las velas con mechero, no quiero quemarte.

    ResponderEliminar
  8. José zúñiga,
    esa pesadilla es de hace años, fue tan terrorífica que no se me ha olvidado, lo que quería era que no me encontraran los indios, porque recordarás que en las pelis les gustaba cortar cabelleras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. yo a veces sueño, despierto, el abismo, y salto aterrorizado para no caer

    ResponderEliminar
  10. santiago tena
    las pesadillas, despierto, son igual de terroríficas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar