16.4.10

Mi hermano ahora habla muy despacio, como si supiera que lo persigue el tiempo. Efectivamente a su lado todo se detiene. Sentado cada uno a un lado de la mesa, como si sobre ella se librase una larga partida de ajedrez. El tiempo, inmóvil. La palabra, lenta. Bloom, Leopold, es su antihéroe favorito. Y el sombrero de J.Joyce. Nudos. Hilos. Roturas. Mientras lo miro imagino pájaros picoteando sus uñas hasta desgarrar sus manos y vaciar la cuenca de sus ojos, y el dolor se acaba con el último picotazo del silencio. Habrá un caimán en la profundidad del vaso vacío. En los ojos del caimán, una serpiente curva.

12 comentarios:

  1. La apacible lentitud de la primera parte frente a la furia desatada de la segunda. La insoportable levedad del ser, que diría Kundera.

    ResponderEliminar
  2. La primera parte es el otro ante mi mirada, es lento; la segunda es a través de mi mirada, y soy más rápida. Esto que te comento es lo real, sin embargo al esribir solo quise describir unos instantes, es curioso como se completa la escritura con la lectura de otros ojos.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. el tiempo inmóvil y palabras lentas, en la mirada percibo impotencia

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ana sáenz,
    quizá..., quizá sí.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tiene una imaginación no tan fraternal pero sí muy poética.

    ¡Cómo acecha el tiempo, amigo! Silente...

    ResponderEliminar
  6. mucho mucho muchísimo ánimo amiga alfaro, de verdad, que tengo poco tiempo para pasar por los blogs de las personas, pero el tuyo no quiero dejarlo de lado, por su sensibilidad, por ti, tus escritos, tu historia, tus ganas de luchar, ánimo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Mª Jesús; en principio pedirte perdón por no haber entrado antes por tu blog..,no lo conocía, he leido por encima y me gusta tu lenguaje poético..., ahora leeré más despacio.., y seguro que llegará a tocarme el corazón, un abrazo y saludos también para Luis.Toño Morala.

    ResponderEliminar
  8. César Antonio,
    buen, digamos que no es una fraternidad al uso la que aqui dejo.
    Se agradecen todas las opiniones y sobre todo la sinceridad de cuanto se diga.
    Un abrazo grande.




    pepe pereza,
    gracias,
    un millón de besos.



    voltios,
    te sigo leyendo diariamente aunque no te diga nada y aunque tú no tengas tiempo.
    Un abrazo grande.



    antonio manuel fernández morala,
    no es necesario pedir perdón por no haber encontrado el camino a esta cidad.Has llegado y eres bienvenido.
    El abrazo y los saludos están dados, se te aprecia por aquí,
    un abrazo de los dos.

    ResponderEliminar
  9. Diantres, amiga, jamas habia sospechado que en las profundidades de un vaso de rioja pudieran nadar las caimanes...

    Creo que esta noche no podre dormir bien.

    Un abrazo asustado, amiga... Hay cosas que uno nunca deberia conocer... Nos roban la tranquilidad...

    ResponderEliminar
  10. ANTIQVA,
    anda, lo que puede haber en el fondo de un vaso, de agua mismamente...
    Espero que nada de esta ciudad te robe la tranquilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué imagen más formidable esta del caimán en el fondo del pesimismo. Tan intensa como las que siempre sueles.

    Aunque silencioso, sigo leyéndote

    ResponderEliminar