1.3.10

Gris

Las imágenes de la ciudad son para ti, Amelí,
ciudad interior
por donde todo fluye ciegamente
y deprisa

no me fijé
que el elefante gris reclamaba su sitio
no presté atención
y las termitas seguían hambrientas avanzando
por mis huesos
y la salamandra dormía
quieta
en  su sueño de invierno

mientras en los ojos del agua se diluían los días
de la ciudad

y los bosques
los adoquines
y el cielo oscuro de la noche
cerraban el paisaje.

7 comentarios:

  1. van pasando los días en la ciudad donde los adoquines son rojos

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. y una tristeza insondable inundó mi alma.. ( podría seguri..)
    pero tú no personalizas, tu reflejas y muy bien tu estado anímico a través del paisaje..enhorabuena otra vez.

    ResponderEliminar
  3. Termitas, elefantes, salamandras.
    Una vida exótica para la tristeza. Seguro los colores andan cerca.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Faulkner escribió (más o menos): "me duelen los ojos de dar de comer a las pulgas de los elefantes"

    ResponderEliminar
  5. Ah, las salamandras...

    Si vieras como "las quieren" los gatos salvajes de Antiqva...

    La vida es cruel, sin duda, amiga.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Los días se diluyen, inexorablemente.
    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  7. Ana sáenz,
    en mi ciudad real los adoquines son grises,
    en esta son del color que quieras verlos.
    Un abrazo


    Ico,
    paisaje de oscuridad.
    Un abrazo.


    Virgi,
    a cada época le corresponde una termita, un elefante, un búho... y cada parte del cuerpo también,
    Un abrazo.


    Domadora de elefantes,
    Faulkner es mucho Faulkner, a quién iba a ocurrírsele dar de comer a las pulgas de los elefantes?


    Antiqva,
    tus gatos son muy 'felinos' no sé qué diría Faulkner pero seguro que a tus gatos les dolerían las orejas de prestar oído al despertar de la salamandra, afortunadamente mi salamandra es eterna...,jaja... tú dirás: anda, como mis gatos.
    Un abrazo.


    Sara Royo,
    y si solo se diluyesen los días...
    UN abrazo.

    ResponderEliminar