30.3.10

Del bah al bien

Hay días que amanecen bah y acaban bien. Sin saber cómo y de repente todo lo que no funcionaba funciona. El teléfono, que sonaba en una cueva y se cortaba a cada palabra, ha dejado su afición a la espeleología. El programa de voz de Él ha superado su afán de viajar y, luego de recorrer Luxemburo, Bélgica e Irlanda, ha llegado a nuestra casa, espero que haya practicado todos los idiomas y no falle. Hemos cerrado los juzgados. Hasta parece que han desaparecido las rachas fortísimas de viento y lluvia y el sol me hace guiños. Me sonrío. Y veo a la niña de la perla ¿Podré ver al niño peligrosamente perlado?
¿Tendremos al fin días tranquilos en Clichy?

12 comentarios:

  1. Es algo que sucede a veces. Y cuando sucede como que sientes que merece la pena vivir...
    Ritmos solitarios: incríble, quedo enganchado.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues no veas cómo me alegro. Mi día, a estas alturas, está aún un poco bah.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Sara Royo,
    a estas alturas y bah?
    Es que yo llevaba una racha infernal, que algo comience a funcionar me hace sentirme feliz.
    Espero que tu día mejore, aun quedan unas cuantas horas. Y si no que estas rachas de viento que llegan a veces se lleven todos los bahhss en un plis plas.
    Un abrazo grande.


    José Zúñiga,
    sí es eso exactamente, que ya no sientes que te caen pedruscos encima.
    Jaja... a ver si ahora nos caemos encima de los pedruscos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es que después de la tempestad viene la calma. Y así.
    Luego otro ¡bah!, después un ¡súper! Más allá un ¡genial! y dos ¡bah! seguidos...
    El camino nunca es tranquilo

    ResponderEliminar
  5. Disfruta de los guiños del sol, antes de que vuelvan las nubes.

    ResponderEliminar
  6. Cuánto me alegro de que todo vaya encajando, el aire llega cálido y transparente...
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sí, deberíamos escribir sobre las escamas de piel que perdemos y no intentar convertir esa piel en plástico. Escribir verbos tan cortos que apenas duran días
    Y que varían sus terminaciones tan rápido como de la sonrisa al llanto, pero al fin y al cabo, aprendemos caminando en solitario. Me ha gustado mucho esos ‘ritmos coronarios’
    Y de pronto todo sale bien y las cosas funcionan y hay sol. Me alegro

    Mira con que luz lo pinto Picasso.
    http://www.artst.org/albums/picasso/1901%20-%20Boulevard%20De%20Clichy.jpg

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Inestabiliad en el tiempo, estados de ánimos variable, .., jodida la primavera.

    ResponderEliminar
  9. Hola, estoy de visita en su blog y pase a saludar y a invitarle para que un día tambien visite mi blog que habla de la consolación de Dios a los hombres que sufren y de otros temas pastorales muy interesantes.

    Ahora mismo tengo poesia, versos de San Juan de la Cruz.

    Haber si podemos enlazarnos yo soy seguidor de tu blog..

    Te dejo el link
    http://sedconsolacion.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Gracias a tod@s por vuestros comentarios.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. te deseo diez mil días de esos.
    Besazo

    ResponderEliminar
  12. Pues, muchísimas gracias, Pepe.
    Otros tantos besazos para ti.

    ResponderEliminar