25.2.10

Sobran epítetos

Las fugaces estrellas no son las mismas que las estrellas fugaces. ¿Cruzan el cielo? ¿Las vemos iluminando? ¿Tan breve es la vida de las estrellas?
No es cuestión de epítetos. Demasiado epíteto por todas partes.
Acuérdate del hombre pobre y del pobre hombre.
A veces para expresar el dolor basta con vocales, ay, ay... Ya, ya...

7 comentarios:

  1. Te leo y te abrazaría. Racionalmente, no sé por qué.

    ResponderEliminar
  2. Amiga, es cosa sabida, las estrellas fugaces no son estrellas... Lo sabe la gente... Son ángeles que huyen despavoridos, quien sabe de que...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  3. Hacía ya tiempo que no pasaba por aquí, te leo desde el Reader. No había visto esa nube gris, este blanco. Me gusta muchísimo el cambio.
    A veces basta con nada, sí, para expresar el dolor. Y con el mismo uno puede expresar alegría, calor. Sobra de casi todo, sobra casi de todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes que en invierno hay que reforzar las defensas

    ResponderEliminar
  5. Me ha pasado como a Fusa, Alfaro. Que hacía mucho que no venía y hoy vengo y ese cielo y esa luz... y abajo, me imagino, tu ciudad de siempre. Y sobran, sobran mis palabras. La ciudad sinnombre y mi silencio. Me ha gustado el reencuentro.

    Un dule beso.

    ResponderEliminar
  6. Sois muy amables.
    Muchas gracias por vuestras palabras.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. el epíteto y la vehemencia forman parte de la poesía. Me ha gustado mucho.
    abrazo.

    ResponderEliminar