28.2.10

Avilés

Ayer por la tarde:
La calma que precede a la tormenta. El silencio. La quietud. No hay gente ni coches en la calle.

Ayer por la noche:
Vivimos en el mejor refugio. No se movió ni un contenedor de la basura. No hizo frío. Algunos se animaron a salir. En la madrugada había gente sentada en los bancos del parque.

Esta mañana leo las noticias. No lo he soñado. No he soñado la calma. El temporal no entró en la ciudad.

14 comentarios:

  1. Vaya, os habéis librado. También Galicia. Estuve pendiente.

    Me alegro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo. Y mira que como todo ser humano siempre he guardado en el corazón el deseo de volar.
    Pero más bien en plan mariposa, a poder ser.

    Un abrazo, guapa

    ResponderEliminar
  3. El hombre del tiempo
    siempre me ha parecido sospechoso

    ResponderEliminar
  4. Codorníu,
    han actuado los microclimas, a pocos Kms de aquí fue más fuerte.
    Un abrazo.


    Sombras en el corazón,
    a mí una vez casi que me arrastró el viento, ufff, no me hizo mucha gracia, aunque no me importaría volar pero a mi aire más que al del temporal.
    Un abrazo.




    doctorvitamorte,
    será por los cambios de aire que ofrece.

    ResponderEliminar
  5. alégrate amigo, madre natura les perdono esta vez, en cambio por aquí anda bastante a los gritos y sacudones.
    abrazos querido Alfaro.

    ResponderEliminar
  6. afortunadamente pasó de largo, otros no tuvieron esa suerte

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. lástima, yo esperé el huracán con la ilusión de un niño, pero nada, aquí tampoco.
    lástima

    ResponderEliminar
  8. la abuela frescatona,
    sí que me alegro.
    Un abrazo.


    ana Sáenz,
    parece increíble.
    Un abrazo.


    Velpister,
    justamente una curvita de las isobaras o como se llamen hizo de cueva protectora...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aquí el viento parecia aulllar, y el abeto inmenso del jardín, espectral, extendía su brazos amenazantes, la verdad que daba miedo.
    Arrumacos calentitos.

    ResponderEliminar
  10. Con nombre esta vez, sin edificios, ni jirafas... pero con gente sentada en los parques de madrugada. Me gusta.
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  11. Begoña Leonardo,
    ay, qué decorado para una peli de misterio.
    Un brazo.



    Bel M.
    no tengo la dirección de tu correo: hay un pdf esperándote en cuanto sé de vos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Menos mal. Donde tocó el temporal, arrasó. Ya ha pasado. Todo pasa.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Bendito sea, amiga, bendito sea, que la cosa ultimamente esta chunga con tantas desgracias.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  14. Sara,

    Antiqva,

    muchas gracias por vuestras palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar