27.1.10

Sólo es necesario un buen paracaídas que no llegue nunca a tierra y que te deje a la altura de los árboles.
Estatura de los árboles: en progresión geométrica. Seguro que O sale de  todas las hojas.
Solo me era necesario una auténtica simbiosis entre O y yo.
Y después del ver el bosque desde las alturas podré quedarme por las ramas. 
En otro momento elegiré el color del paracaídas.
¿Necesitas que te lea los colores?
Colores espantapájaros.
¿Tú también te andas por las ramas?
Serás un espantapájaro superestrellado, o derramado.

8 comentarios:

  1. Andarse por las ramas y divisar el mundo con unos colores inagotables, inventados, con los ojos de la imaginación... Por los aieres con otra perspectiva.

    Besitos y poca tos.

    ResponderEliminar
  2. A veces de colores a veces con las alas quemadas de volar demasiado pegada al so.. pocas veces bajo a tierra.. quizá a comer...

    ResponderEliminar
  3. espantapájaro superestrellado, o derramado,
    o desmoronado...
    qué imagen más bonita!

    ResponderEliminar
  4. A mí, las ramas (estos días) me vienen demasiado altas.

    Ando por el suelo, y gracias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. mejor pisar tierra, que estar en las nubes o andar por las ramas. un beso alfaro.

    ResponderEliminar
  6. Uno suelo andar casi siempre por los suelos, aunque al menor despiste se va tambien a las ramas...

    No se, no se, amiga.

    Recibe un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Mi paracaídas nunca funciona. Vivo en el aire y a veces caigo. Las tortas son mortales...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Como Cósimo, Alfaro. Yo, de un modo privativo, no tengo intención de descender de los árboles. Quizás sea como una rebelión particular dentro mis microscópicas rebeliones particulares. No podré ser un Barón rampante; me conformo con ser un Tarzán sin Chita o un muñeco de trapo que ama la colina yerma. Existe un poético universo en los ojos de latón del espantajo. Así lo veo yo.

    Bello tu texto, como de costumbre.
    Abrazos

    ResponderEliminar