14.1.10

Pendientes

No te molestes por mí, gestiónate tu propia vida.Y se la gestionó, como un pastor alemán. Qué asco de vida, dijo cuando se le murió el perro. Apagó la lámpara y se fue a dormir. O se fue a dormir y se apagó la luz. Cuando quedó dormido ya no había ninguna luz. Un hombre solitario. Vivió un tiempo cerca de mí. Desde él soy insomne, aún oigo los ladridos de su perro.

8 comentarios:

  1. "Desde él"... Me encanta, con un toque de melancolía apagada y como en un susurro la esperanza...
    Besos y achuchones.

    ResponderEliminar
  2. Nada inusual, con los perros, y con los dueños de los perros, pasan esas cosas... Y con los dueños de los gatos... Y con los que no son dueños de perros, ni de gatos, ni de nada...

    Nada inusual, querida amiga

    ResponderEliminar
  3. me gusta lo de :

    Cuando quedó dormido ya no había ninguna luz.


    un abrazo alfaro

    ResponderEliminar
  4. A quien la vida le da asco, sólo viven la mitad, o un tercio, o un cuarto, o quizá menos. Y su duermen, que gestionen también su sueño. Y que dejen de ladrar.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor es q ya no vive cerca de ti. ;)

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tod@s,
    Zen, muchas gracias por ese arcoiris.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. En esta ciudad pasan cosas comunes pero parecen diferentes...¿será por las jirafas?

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. virgi,
    jirafas, una cigüeña, un pezárbol,una mariposa azul, un girasol y todas vuestras voces...
    es muchísimo, no?
    un beso.

    ResponderEliminar