20.1.10

O

Todos los minutos del día perdidos. Podría dibujar el paso lento en cualquier pared con pinturas de colores infantiles. Trazos torpes y sencillos. Si O no llega a todas las células del cerebro la vida se ralentiza. ´Cámara lenta, lenta, lenta, con un picado final dentro de mi boca.
Todos dicen que mañana será otro día.
¿Qué dirán de las noches sin O?

8 comentarios:

  1. Uff...

    Sea Urchin.

    Me rajan tus palabras.

    un beso

    (no sé qué agregar, no sé cómo decir...)

    ResponderEliminar
  2. "Todos los minutos del dia perdidos"

    Falso, amiga, al menos no se perdieron los minutos que te aplicastes a escribir estas palabras...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  3. Tras la nieve, las palabras van dejando un goteo, a veces, incomprensible de sensaciones encontradas, de luciérnagas, de mariposas y ahogos nocturnos donde el esternón protege seguramente de esas mismas palabras para no tragárselas, para escupirlas.
    Buen día!

    ResponderEliminar
  4. Es mentira q el tiempo sea igual, q pase igual. Hay días así, en los q el tiempo se arrastra como una babosa y desespera, y duele.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  5. La O es la geometría perfecta de dios. Es el infinito. Y es nuestro primer pensamiento hecho palabra, dibujado o esculpido desde el cerebro por medio de nuestras manos.

    Es maravilloso lo que escribes últimamente.

    Un abrazO!!
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  6. yo pase dos noches en el Himalaya sin O en cada célula de mi cerebro, se ralentizó el tiempo, y los movimientos, los pensamientos, era como estar aplastada bajo mantas de pizarra, rigidas, pesadas...
    una sensación terrible, y excitante a la vez...

    ResponderEliminar
  7. nunca el tiempo es perdido.. aún así tu cabeza no para al menos de crear..

    ResponderEliminar
  8. Lena,
    muchas gracias por tus palabras,
    Un abrazo.


    Antiqva,
    no, vino alguna noche peor...
    Un abrazo.


    Olvido,
    y hasta el esternón deja pasar el dolor, y se ha llevado las palabras.
    Un abrazo.


    Sara,
    sí hay tiempo baboso,
    un abrazo.


    ZenyZero,
    no entiendo de dios, una mente tan diminuta como la nuestra en esa inmensidad de esapacio donde nuestra vida está situada..., cómo voy a entender nada, qué pensará el cerebro de una hormiguita... de su vida y su más allá.
    No me creo muy superior a una hormiga en proporción se entiende, claro.
    Un abrazOO.


    la chica de las biscotelas,
    ya no subiré el Himalaya, aunque creo que ya estoy en él.
    Un abrazo.


    Ico,
    ayer la tuve totalmente... pallá, igual llegué a Telde y ni me enteré...
    Un abrazo.

    Abrazos para tod@s.

    ResponderEliminar