8.1.10

!
Las diosas de mi mundo se han vuelto todas paniagua
las diosas de mi mundo a veces gritan
a veces cuchichean
se enredan y son como zarzas a veces

las diosas de mi mundo también se mueren
mueren
sobre el mar siempre.

13 comentarios:

  1. seamos dioses sin límite ni freno, seámoslo siempre

    ResponderEliminar
  2. si mueren sobre el mar las diosas volverán, por algo son diosas

    un beso, alfaro

    ResponderEliminar
  3. Es un decir. También las mías. Pero el mar queda lejos. No te imaginas lo lejos que queda. Y aquí no es lo mismo la muerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ya q hay q morirse, mejor cerca del mar.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con las opiniones anteriores. El mar, lo mejor para casi todo, también para morir.
    Lo que pasa es que las diosas no mueren, siempre andan pululando por algún lado, para darnos envidia.

    Besos besos

    ResponderEliminar
  6. Veo que sigues de rebajas. Pero no temas, Alfaro. Quizás nuestras Diosas no son tales y sólo somos nosotros quienes así las consideramos. Son necesarias. Los Dioses también. Aunque sean todos de pies de barro. El valor se lo añadimos o se lo restamos nosotros. Deberíamos ser generosos; a veces casi comprensivos. Siempre es buena inversión saberse de rebajas. Incluso de liquidación total. A las rebajas siempre le sigue una nueva temporada. Y nos queda la esperanza que el viento vuelva a desenzarzarlas. A las Diosas, claro.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  7. soy el que soy,
    dioses, adioses...
    pero diosas, odiosas, no mejor, ohdiosas, me gusta más.
    Un abrazo.


    ana sáenz,
    tú crees en los milagros, esos hechos maravillosos, que raramente suceden...
    Un abrazo.


    Codorníu,
    lo lejos que queda a veces el mar aunque se esté cerca,
    un abrazo.


    sara,
    pues hay ríos que no están mal.
    Un abrazo.


    virgi,
    yo a las diosas..., que nos den un mundo divinamente pagano.
    Un abrazo.


    Daniel Damián (Conde de Galzerán),
    los dioses han sido generosos con nosotros -decía siempre el masái en aquella granja de África.
    Los hombres han sido demasiado generosos con sus dioses.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ay, amiga, que tiempos aquellos en que los dioses y los hombres vivian felices...

    Que tiempos aquellos...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  9. Me gusta, me gusta mucho como lo has expresado, esas zarzas enredándose... Así es, las diosas tienen pies de barro, quizás por eso, por estar hechas a imagen y semejanza de nosotros mismos. La idolatría es una mal que nos aqueja infinidad de veces, demasiadas ya, yo me siento "agotada" en ese tema. Pero tú has sabido darle "muerte" y sobre el mar... todo un lujo.

    Gracias mi querida amiga, tras leerte siempre marcho con la sonrisa en los labios.

    Mil abrazos,
    Montse.

    ResponderEliminar
  10. Las diosas tambien son humanas y mueren y se enredan... y caen una y otra vez al mar..pero siempre se renuevan...

    ResponderEliminar
  11. Que triste... y esperanzador.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. si mueren sobre el mar, tendrán el don de afrodita de emerger de la espuma del mismo, grande.

    ResponderEliminar
  13. Antiqva,
    ay, sí, qué tiempos aquellos... si casi que ya ni los recuerdo.
    Un abrazo.



    MGJuárez,
    gracias a ti, no puedo imaginarme nada mejor que leer una sonrisa.
    Un abrazo.




    Ico,
    ¿Siempre? pero no serán las mismas...
    Un abrazo.



    Cristina,
    no es triste, piensa que se han vuelto paniagua, y luego han cumplido su ciclo vital, que de esto ni las diosas se libran.
    Un abrazo.



    Voltios,
    las diosas solo pueden morir sobre el mar, o sobre el fuego de sí mismas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar