18.1.10

El esternón cierra. Protege. No es coraza. Cuello y cabeza de avestruz. Muñeco blanco descabezado. Hoy no hay gaviotas. No hay palomas. Ni gorriones. Vencejos, tampoco.
Él escribió cleaning... Y la nieve lo borró todo. La nieve se diluye. Un charco marrón. Es lo que queda.

8 comentarios:

  1. Los pájaros se esconden antes de la tormenta y los charcos piden más.

    La nieve no fue más que un sueño para aquel muñeco. Sus sueños decapitados.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  2. la nieve se diluye y por fin brilla el sol

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. hoy hay un gris con sol en mi ventana, y me gusta

    ResponderEliminar
  4. somos frágiles, al final los cuerpos se corropen y se convierten en eso líquido.. irán a dar al mar..?

    ResponderEliminar
  5. Es el destino final de los que quedamos mirando al sol en posición horizontal.

    ResponderEliminar
  6. A pesar de la belleza de la nieve, lo del charco marrón era su esencia; aquello a lo que todo vuelve.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ZenyZero,
    Los pájaros vuelven. ¿Soñarán con el muñeco de nieve o serán ellos el sueño vivo de lo que fue sobre la nieve?
    Un abrazo.



    ana sáenz,
    afortunadamente el sol vuelve siempre.
    Un abrazo.


    amor y libertad,
    a mí el gris me encanta, aunque con sol menos.
    Un abrazo.


    Ico,
    seguramente a la mar como los ríos de Manrique.
    Un abrazo.


    Roberto Loigar,
    pues creo que a los que se quedan en posición vertical les sucede lo mismo.
    Un abrazo.


    Codorníu,
    si la esencia es lo último que queda sin duda que lo es.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. es lo que tiene la nieve alfaro, que en cuanto caen dos gotas, todo el bello paisaje blanco que dibuja se deshace dejando lo marrón, la roña que es a veces esta realidad. un abrazo.

    ResponderEliminar