4.1.10

Concentridades

No la escucho, porque me lleva la palabra y la transforma en otra y porque en su voz el buey no es el ojo tranquilo que desde el ayer mira, y en el ayer deja el surco. No la miro. Abro la boca: y moscas. La cierro: y una mosca mezclada con leche recién ordeñada se transforma en la palabra mosca en otro paladar. Y en su paladar ya no es mosca, insecto díptero. Es mosca aguijón de poderoso músculo. Piensa el músculo que quieras. El que quieras será indicativo de la mosca de tu paladar. Nunca he deseado la mosca de tu paladar. Por eso nunca me he acercado a su boca y huyo de su palabra. Detesto las moscas y los paladares que las alojan. Hospedajes oportunos. Moscas de bueyes.

7 comentarios:

  1. Las moscas llevan el luto donde se expande el hedor. La alitósis es lo que tiene, que le acompañan las moscas a donde quiera que vaya.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  2. No sé quién es esa mujer a quien no escuchas, y que tiene todos esos atributos negativos. Intuyo.

    Pero las intuiciones no siempre aciertan.

    En mi vida también hay un hombre del que podría decir todo eso también: soy yo cuando no logro olvidarme de mí mismo.

    No sé si ibas por ahí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Algunas veces hay que taparse los oidos... y tomar el camino que uno desea, aunque te equivoques... Pero la vida la tienes que vivir tú, no los mandatos de los demás...

    Saludos y un abrazo enorme

    Espero que pasaras una estupenda entrada de año.

    ResponderEliminar
  4. Amiga, que manera tan terrible de describir "la cosa": una mosca mezclada con leche recien ordeñada...

    ¡Que terrible!

    Un asustado abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
  5. Transformar la palabras puede ser un don o un calvario...como dice Codorníu, aquí intuyo que calvario :-)

    Feliz 2010 Alfaro y un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. ZenyZero,
    qué pesadas son las moscas, sobre todo en verano,
    Un abrazo.



    Codorníu,
    no es mi alter ego, no. Es como una piedra en el zapato, y esto me recuerda que en estos casos prefiero cambiar de zapato.
    Es mejor que no te olvides, sería trágico olvidarnos de nosotros mismos.
    Un beso.



    La sonrisa de Hiperión,
    sí es mejor cerrar la boca y que no entren moscas, o espantar los bueyes, o seguir el propio camino con la boca cerrada y cada cual a lo suyo.
    Un abrazo.



    Antiqva,
    no te lo vas a creer, aunque ahora lo uitlice metafóricamente, está basado en un hecho real,
    de pequeña, una tarde de verano, en casa de mi bisabuela, en el pueblo, me dieron leche recién ordeñada, bebí, bostecé y cuando fui a cerrar la boca, qué asco! me había entrado una mosca, mira que han pasado años y aún recuerdo la sensación de asco.
    Feliz Año y que te traigan mucho los tres Magos de Oriente.
    Un abrazo.




    Malvada Bruja del Norte,
    sí un calcario que he exagerado un poc.
    Feliz año, querida bruja,
    y un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho levantar la mano para espantar una mosca que salió de la pantalla mientras te leía.
    Es lo que tienen tus palabras...
    Abrazos, otro día besos, por si las moscas...

    ResponderEliminar