2.1.10

Concentricidades

Nada es cierto. Pueden contárnoslo como un cuento, si les apetece. Yo solo estoy de paso cuando la descubro y no tengo tiempo para quedar. Siempre me falta tiempo para cualquier cosa en los momentos más inoportunos. Pero tampoco vamos a hacer un mundo. Para mí es como una película, una escena que está detenida por abandono del director. Me chirrían las palabras y los silencios, y no sé dónde colocar las comillas a las voces. Acabo detestando estas voces. Detesto observar siempre lo mismo. Aún es más detestable que algún intruso llegue y se meta de por medio para hurgar e indagar, sin saber nada acerca del intruso. El silencio se hace así más silencio. Comienzo a amar la oscuridad. Luego llegan las teorías. Pero las teorías casi nunca sirven de nada, a no ser para el lucimiento del teorizador. Cuando la oscuridad se llena de mentiras, habla el gran árbol para decir su gran verdad. Algo dice del sol, pero justo cuando yo ya he decidido irme. Sin decir nada. Tampoco se enterarían, ocupados como están. Pero en qué.

10 comentarios:

  1. ¿Nada es cierto, Alfaro?
    Pues yo opino lo contrario: que todo lo es, incluso lo que no lo parece. Me lo contó un álamo de la orilla del río, en un paseo nocturno de hace años. Y yo me lo creo.

    Un abrazo de año nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Amiga, uno piensa que lo importante es que deberiamos estar tremendamente ocupados en ocuparnos de nosotros mismos...

    Si hicieramos eso, ocuparnos de nosotros mismos y de lo que nos importa realmente, seguro que todo iria mejor.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  3. (Iba a decir que somos como ventanales abiertos a esa oscuridad, luego pensé en cambiar esa palabra por "ventanitas"; no la quité y según voy escribiendo ya sólo me sale "ventanucos". Pero mejor así: debe ser que hay múltiples metáforas para intentar hablar de lo que es innombrable)

    Comienzo, pues: Ventanucos desde donde se mira... ¿Qué otra cosa sino teorizar, llenar el mundo de mentiras?

    El problema que tenemos es creérnoslas. Me refiero a las nuestras, las propias.

    Si cada cual pudiera tener siempre presente lo falso como falso que emerge desde uno...


    Un beso, amiga.
    (Magnífico comienzo de año)

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que deberíamos hacer de la vida una contemplación, como lo hace un árbol. Una grandeza interior en la que nadie pueda hurgar. Sentir la levedad del silencio.

    B abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  5. Es q el aburrimiento es terrible... Lo mismo, lo mismo, lo mismo siempre. Se quitan las ganas de tener ganas. Pero acaba de empezar un año, a ver si conseguimos cambiar eso.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Antonio Martín,
    Todo sucede. Sin embargo, a veces hay solo una realidad que no lo parece, y realidades que solo son apariencias. Y también hay mentiras, que por supuesto son reales porque existen.
    Será cosa de pasear por la orilla y prestar atención a los álamos.
    Un abrazo.




    Antiqva,
    eso me sucede a mí, que me ocupo de masiado de mis cosas, pero entre "mis" están los "tus" y los "sus" y... y...,
    pero sí, si cada uno se ocupase de su pequeño mundo quizá el gran engranaje furrulase algo mejor.
    Un abrazo.



    Codorníu,
    ventanales(da idea de algo grande, y de gran claridad),
    ventanitas (pequeño y de claridad justa, para meditar)
    ventanucos... me queda con ventanucos.
    Las teorías deberían dar luz, aclarar, interpretar el mundo, No siempre es así. Pero hay teorizadores cargaditos de medallas...
    Y las mentiras propias, quizá solo sean un sistema defensivo, un modo de sobrevivir, de acorazarnos, (por supuesto no hablo de la mentira como diversión), no siempre podemos vivir de frente y con los ojos abiertos a la verdad.
    UN abrazo.




    ZenyZero,
    desde la vida contemplativa también observarías, y también llegaría a través de la mirada lo mismo...Todo es vivir.
    Un abrazo.



    Sara,
    ¿te aburres? ay, tendrías que darte una vuelta por mi vida, unas horas te serían suficientes, seguro.A veces quiero aburrirme, que nada nuevo suceda, sin sobresaltos...
    Unn abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sí realidad, sueño, ficción se confunde.. cada vez más.. estoy contigo.. a veces no sé dónde estoy ni a dónde voy....seré una o mil.. ? feliz año..

    ResponderEliminar
  8. Queremos salir, queremos irnos... Y cuantas más ventanas abro más cuenta me doy de que todo está dentro...

    Muchos besos y muchas gracias por tanto...

    ResponderEliminar
  9. he tenido el mismo pensamiento y el mismo sentimiento que bego, al leerte maría jose. un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ico,
    está clarísimo, eres una y mil, cómo sino ibas a escribir tus cuentos?



    Begoña leonardo,y Voltios
    sí, a veces hasta las ventanas que abrimos abren hacia dentro.

    ResponderEliminar