5.1.10

¿Aún juegas con los nombres?

Sea usted más reflexivo, como un mister Bloom  en nuevo, sobre todo si pasea al atardecer por el frío de la playa en una tarde oscura de invierno.
Tú serás un blum a secas. Ninguna propiedad le pondré a tu nombre.  Nombre sin tipical luz crepuscular a sus alrededores.
Extiendo mis manos y rompo tu ausencia de luz. La osuridad hace crak. Ese ruido crakeante es tu sombra. Cualquier visión particular del mundo reproduce rostros amargos y oscuros en medio de la desdicha. Para ti inventaría un verbo, para desdesdicharte, y que fueras solo agua ducha. Luego me privaría de mi propio nombre, el que nunca observo desde la distancia de mí misma. Y si solo existe lo que se nombra alguien debería buscar los atributos. Hasta Musil lo reconocería. Una mujer sin atributos no sería una buena compañía para un blum de oscuridad.
Mañana pensarás en un robert menos tribulado.

10 comentarios:

  1. hola alfaro
    he estado leyendo todas las movidas que me he perdido y tengo que decir que estoy lleno de luces, colores, imágenes. Me da la impresión de que has empezado el año más surrealista que nunca. Fascinante.
    abrazo muy fuerte.
    peter

    ResponderEliminar
  2. juegas con los nombres mientras a la luna llena le tarareas canciones

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Tendremos que jugar a aprendernos, a reconstruir nuestras sombras y llenarlas de pulcra osadía. Tu recogiste mi nombre, como quien recoge el guante, y me hiciste luz...

    Te achucho.

    ResponderEliminar
  4. Anda, anda! con lo que a mi me gusta que jueguen conmigo... jajaj sobre todo a los médicos... jajaja

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Magnífica idea esa de no ponerle ninguna propiedad a un nombre. Una vez tuve un compañero, que para mi hijo siempre fue "el que me enseñó a lanzar el boomerang". Jamás supo su nombre. Así pasamos muchos años.

    Ya no le veo. Tal vez ni viva ya. Cuando hablamos de él nunca citamos su nombre.

    Un beso.
    (Me ha gustado mucho tu texto: Musil me trae muy buenos recuerdos)

    ResponderEliminar
  6. Velpister,
    estás lleno de luces y de color pero no porque me leas a mí, más bien todo eso lo tienes dentro de ti hace tiempo y lo vas traduciendo en imágenes en tus escritos y en tus cuadros.
    Gracias.
    Un abrazo muy grande.




    ana sáenz,
    es divertido jugar con las palabras y los espacios en blanco y ... y..., además lo he leído en tu última entrada.
    Un abrazo grande.



    Begoña Leonardo,
    yo leí tus poemas, luego leí tu nombre y los identifiqué, tienen su estilo muy particular, o sea tu nombre.
    Un abrazo grande.



    la sonrisa de Hiperión,
    bueno, hay juegos para todas las edades y para todos los gustos, y compañeros de juegos seguro que también.
    Un abrazo grande.




    Codorníu,
    eso no pasa solo a los niños, cuando alguien no recuerda un nombre buscas los atributos más característicos,
    así debieron de surgir algunos apellidos...
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. Si en lugar de nombre nos llamásemos verbo, qué verbo sería? y tú? y los otros?

    Encantada de regresar a tu ciudad, te extrañé.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Cierto, si no se nombra no existe, pero si lo nombras no le das ese poder, sino que se lo sustraes, porque no sé si lo que le otorga el poder es la palabra o su ausencia, por temor...Recuerda a Harry Potter, sólo él no temía nombrar a Voldemort.

    ResponderEliminar
  9. Me has dejado ko con lo del "blum de oscuridad"...
    Y si ya habías nombrado a Musil, extraordinario tipo, pues qué decir?...nada, que amanece y llueve.
    Y te mando besos

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que en cuestión de atributos sólo cuenta la subjetividad. Si no, a nadie nos nombrarían.

    Se puede ser más reflexivo, pero algunos, de tan reflexivos, sólo se alcanzan a ver el ombligo.

    Un abrazo. Me ha gustado mucho.
    Chuff!!

    ResponderEliminar