7.12.09

True

Si el dolor no paralizase
y te encogiese
y te endureciese las entrañas
hasta convertirnos en piedra.

Como un caracol
enroscado
el dolor

rígidamente mueca
piedra

marca true
true
en amérika
que fue el gran paraíso
ninguna ciudad de dioses

muescas en su interior
cobijo de piedras
rígidamente
en el dolor.

6 comentarios:

  1. todo lo que sea real está vivo, el dolor también

    un abrazos

    ResponderEliminar
  2. y tanto que el dolor es algo vivo.

    ResponderEliminar
  3. Estranya i bellíssima coincidència. T'enllaçaré a l'entrada del meu blog que m'agradaria que llegires.


    Estraña y bellisima coincidencia. Te enñazo el post a mi entrada, que me gustaria que leyeras.

    http://vidapervida.blogspot.com/2009/11/la-trilogia-de-la-mort-ii.html

    ResponderEliminar
  4. ana sáenz,
    hay dolores tan vivos que deseas morir.
    Un abrazo.


    Voltios,
    y cuando lo sentimos...,más vivo aún.
    un abrazo.


    vidapervida,
    de tu blog vengo, hay dolores que no te dejan ni respirar, ni hablar, ni mover un músculo, cuando pasan suelo enlazarlos con otro tipo de dolores... y escribo cosas así, la mejor huida es la metáfora.
    Tu entrada me ha gustado, aunque yo no me veo mucho en ella, digamos que es otra forma de expresarlo, de vivirlo,como un cuento muy bonito, muy bien escrito también.
    Gracias por el enlace.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Alfaro:

    Dolor llamó Holan a un poemario.
    Cálcula cómo se sentía también
    ese poeta. Yo he descubierto el
    dolor físico, corporal, muy recientemente
    y es una grandísima putada para
    los enfermos crónicos o los que
    necesitan cuidados paliativos.
    El dolor es una bestia, podría
    llegar a devorar a una persona,
    dejar de ella sólo el aullido
    y sus excrementos.

    El poema, que traslada el dolor
    de lo individual (ningún dolor
    se transmite, es incompartible) a
    muesca en toda una nación.
    Traslación de lo físico a lo
    moral, que es alquímica del cuerpo
    (y en el cuerpo incluyo la mente,
    ya que la mente, como bien han descubierto
    los científicos no hace muxos años
    es el cuerpo) al espíritu.

    Esas piedras interiores
    que lastran y que dueeeelen,
    que aferradas a nuestros días
    e insomnes noches muerden el
    tiempo y lo trituran con parsimonia,
    esas piedras que suman una
    cordillera, una frontera
    entre la libertad y la esclavitud
    se metaforfesean en tu poema
    ampliando significados, posibilidades,
    territorios de dolor,
    de sumo dolor.
    El mundo, Munch lo oyó,
    grita. Grita de dolor.

    Me parece un acertado poema,
    Alfaro. Ha sido bueno leerlo.

    Un abrazote

    Víktor

    ResponderEliminar
  6. Sí, Viktor, el dolor físico nos convierte en animales, en puro excremento, y cuando empieza a ser menos dolor o ya ha pasado piensas en otro tipo de dolores...., dolor del mundo.
    Y también es muy cierto que el dolor de la mente, hablo de dolores terribles de psiquiatría es exactamente un dolor corporal, algo que aún no hemos asumido porque no podemos verlo en una maquinita como se ve un hueso roto, por ejemplo, y a esto hemos de sumar que tratamos a estos enfermos como apestados, los marginamos.

    Gracias por tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar