1.12.09

Quién dónde

Y si aquella noche no llegué a casa, me pregunto dónde me habré quedado. Quién habrá llegado en mi lugar y ocupado mi sitio.

Y si aquella noche no llegué a casa te pregunto dónde me habré quedado. Qué casa habrá pasado por mía y en qué lugar.

Y si aquella noche no llegué pregunto si alguien habrá llegado en mi lugar a alguna casa.

18 comentarios:

  1. yo abro la mía para que en ella estés, si es que aquella noche la tuya quedó cerrada

    ResponderEliminar
  2. El que eres,
    muchas gracias, espero que no cierres el blog ni vuelvas a pensarlo,
    porque algunas veces las palabras de los otros son el refugio... por ejemplo cuando no encontramos nuestra "casa".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía. Qué renglones más buenos.
    Enhorabuena, amiga. Siempre hay calidad en tus composiciones.

    Besos.
    P. Codorníu

    ResponderEliminar
  4. Te quedaste conmigo. Estabas a mi lado dormida, y yo imaginaba que no era un extraño en tu casa.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  5. Codorníu,
    qué alegría leerte, muchas gracias por la visita y por las palabras.
    Besos.



    ZenyZero,
    seguro que no eres un extraño en mi casa... ¿has leído mi respuesta a tu comentario en el poema "ácido" de ayer?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. nunca me canso de leerte y siempre encuentro belleza y estilo en tu casa.

    ResponderEliminar
  7. LEBASI,
    eres muy amable al decírmelo, muchas gracias, también en la tuya lo hay, a ver si uno de estoa días traspaso las puerts de tu portal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. en tu casa estás, sin duda, maría josé, una casa con las puertas abiertas para tod@s, y por ello te doy las gracias y ofrezco mi casa, que no sé si habrá pasado por ti pero que ahí la tienes.

    y si aquella noche no llegué pregunto si alguien habrá llegado en mi lugar a alguna casa.

    búscalo en mi blog y lo verás, lo utilizaré de cabecerá, me encanta.

    ResponderEliminar
  9. Voltios,
    efectivamente tu casa ha pasado por mí, me ha atravesado de pecho a espalda,
    estaré encantadísima de estar en tu casa de un modo tan especial, muchas gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. De casa en casa te ví.
    Ahora sé que no buscabas ninguna, era tu corazón latiendo en todas ellas.

    ResponderEliminar
  11. Saliste y te perdiste... después nunca más regresaste.. nunca volvemos al mismo sitio ni volvemos iguales

    ResponderEliminar
  12. Bueno, bueno, me gusta muchísimo, además esto ser otra, la impostora de ti misma, en otro mundo paralelo...

    Arrumaco incierto.

    ResponderEliminar
  13. virgi
    cuánta poesía anda hoy por aquí...
    un beso.


    Ico,
    pues, es verdad nunca nada está igual, y cuando regresas ya no eres la misma.
    Un beso.



    Begoña Leonardo,
    también puede ser, vivir distintos planos, ¿nunca lo has pensado?: esta que está aquí no soy yo, yo estoy en... en otra parte.
    A veces sucede.Y no eres impostora, eres tú mksma, auténticmente tú en los distintos planos.
    UN beso.

    ResponderEliminar
  14. me ha encantado, un texto redondo, de los que más me gustan.
    también todos los que me he ido perdiendo, que como sabes, vengo de vez en vez a leer.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Amiga, que palabras tan tremendamente inquietantes...

    Tremendo, amiga

    Recibe un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Velpister,
    muchas gracias, sabes que siempre eres bienvenido.
    Un abrazo.



    Antiqva,
    bueno, un poco de pensar en interrogantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. todo me gusta, todo, pero me resevo esta poesía para publicarla en mi blog principal, en los próximos días/ semanas, había otras por ahí que me hacian dudar, pero esta es excepcional (sin desmerecer a las demás), me produce un vértigo curioso.
    un abrazo sincero.

    ResponderEliminar
  18. VELPISTER
    tu casa será un espacio adecuado y perfecto para esta entrada, lleva cuanto quieras y cuando quieras.
    A saber quiénes somos a veces y a dónde y cómo llegamos.. tan listillos que somos tantas y tantas veces.

    ResponderEliminar