3.12.09

¡¡¡

Me rastrea
me copia
hace de mí historia
y luego me va dejando en trocitos
como guijarros
para no perderme

me cuenta a su manera

pero nunca soy yo
nunca.

13 comentarios:

  1. sí debes de ser tú la que a pedacitos cuenta la historia

    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Seremos eso, apenas pequeñas marquitas en el camino?

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ana sáenz,
    sí algún yo escribiendo su propia historia, y olvidando otros muchos.
    Un abrazo.


    Luna,
    diminutos puntitos, depende desde dónde nos miremos, y con qué objetivo, micro..., tele...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Amiga, es indudable que "somos poquito", pero a mucha honra... No dejes nunca de ser tu, no dejes nunca de ser tu la que haga y cuente tu historia. Aunque seamos poquita cosa... Eso es lo de menos...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  5. Antiqva,
    lo intento, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. cómo que no? tú eres tú siempre y punto, con dos narices alfaro.

    ResponderEliminar
  7. pues a mí me ha encantado este pequeño poema, sea quien sea el yo y sea quien sea el tú...
    o acaso importa?
    Besos mil

    ResponderEliminar
  8. Voltios,
    así de contundentes me gustan a veces las palabras, sí.
    Un abrazo.



    Eloísa,
    efectivamente poco importa cuando el yo es esa tercera persona que refleja el poema.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Siempre que nos hablan de nosotros ocurre algo así, ¿no es cierto? Que hacen de nosotros historia, pero no somos nosotros nunca.
    Aún así, hay veces que yo llego a creerme lo que ven los demás en mí. Pero después me sacudo, para que no se me quede ni un trocito ajeno encima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En realidad soy de los que sospechan que cada día que transcurre, todo nos modifica. Cada jornada al acostarnos somos un poco distintos del ayer. Eso me lleva cada vez más a admitir en la imposibilidad de decir yo. Todos somos una invención colectiva. Y cada minuto, ese invento muta. Para bien o para mal, esto no importa mucho. Irremisiblemente en mi caso, mis lecturas en tu ciudad, me transforman.
    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  11. Fusa,
    somos tantas historias como miradas nos miran, y cada día estoy más convencida.



    Daniel Damián (Conde de Galzerán),
    pero aunque seamos un continuo cambio el yo existe, un yo individual y concreto dentro del gram hormiguero humano, ¿y qué supone este gran hormiguero, tan enorme para una mirada diminuta,en la inmensidad del universo?
    ¿y qué hago yo haciéndome la mismas preguntas que cuando tenía 12 años? ay, el yo, el yo, que no cambia tanto, lo ves?
    O cuando vas, te rastreas y recuperas una imagen de tu pasado y la escribes, el único yo que permanece estático a tu mirada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. amante del absurdo
    ¿serás tú?
    ¿tú o tu tú?

    ResponderEliminar