16.12.09

Lugar común

A veces estoy tan cansada que me desnudaría hasta de los huesos. Hasta de las palabras. Y la voz. Más puntos.  Más puntuación fuerte que me pare. Que respire. Mis dedos sobre el teclado tomando oxígeno. Me he cansado de leer esa especie de fijación que ella tiene por los ovarios. Los suyos. Los de su madre, que hasta podría ser la mía. Ovarios. Huevos. Piedras. Cáscaras rotas. Será hostilidad hacia el propio cuerpo. ¿Se habrá puesto parches? Para cualquier cosa. Cualquier dolor. Cualquier no embarazo no deseado. Cualquier cruz donde crucificarse un poquito más en su cuerpo de mujer. Oh, féminas del mundo.

12 comentarios:

  1. Somos la misma que reniega o se reafirma, la que a la sombra o dándola toma conciencia, se sitúa. Este siglo es nuestro, pero es de ellas de las que fueron y también de las que están por venir, y si en la cola se quedan los que tienen reparos, pues peor para ellos...
    Cobarde el último o tonto como prefieran.

    Arrumaco con mantita y cafelito.

    ResponderEliminar
  2. De mujeres y cruces.

    Claro que este siglo es vuestro, pero a la vuestra, no a la nuestra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. y descansa tu cuerpo y descansa tu piel, y vístete de sentidos que llegan más allá de lo soñado

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. es todo vuestro alfaro, todo vuestro, pero sin parches, sin tapujos, sin medias tintas, a las bravas, porque sí.

    un abrazo. voltios

    ResponderEliminar
  5. Regreso, Alfaro, después de casi un mes de ausencia, y una de las primeras cosas que he hecho ha sido volver a esta ciudad, sentarme bajo una de esas jirafas y estremecerme en este, nuestro lugar común. Sin palabras. Cáscaras rotas.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, a veces parece q nos gusta flagelarnos... La vena masoca vendrá de serie?
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a tod@s por vuestros comentarios.
    (* que alegría volver a leerte.
    besos.

    ResponderEliminar
  8. A veces, casi siempre, te desnudas de las palabras ya es puro sentimiento..

    ResponderEliminar
  9. A mí me cansa mucho ser mujer, no lo cambiaría y no tiene sentido hacerlo, pero cansa, hasta respirar duele.
    Besos, todos.
    (nunca he dejado de venir, no podría, creo que eso lo sabes, gracias por respetar mi paso silencioso)

    ResponderEliminar
  10. Ico,
    pues, sí, si nos despojamos de las palabras queda el sentimiento y la desnudez.
    Un abrazo.


    gloria,
    digamos que te cansa ser humana, hombre o mujer el cansancio sería parecido...,
    Gracias por los pasos por la ciudad.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Amiga, te voy a animar un poco, que te veo tristona...

    Fijate que lindezas decian los romanos de las mujeres...

    "Nuestros antepasados consideraron, en efecto, que las mujeres, incluso de edad avanzada, permanecieran en tutela en razón de su caracter ligero. Excepción hecha para las vírgenes vestales que nuestros antepasados creyeron conveniente mantener en un estado de libertad..."

    (Ley de las Doce Tablas).

    Je,je,je

    Amiga, me encantó eso del caracter ligero de las mujeres, incluso de las de edad avanzada...

    Je,je,je

    Eso si, las virgenes vestales (que eran como monjas de ferrea clausura) esas si que eran mujeres libres... Aunque no veian la calle...

    Je,je,je

    Ah, que delicia... El caracter "ligero" de las mujeres...

    Je,je,je

    Y ahora os quejais en los tiempos modernos, con lo que caía en otros tiempos...

    Un abrazo, querida amiga (es que no pude resistirme a reproducir esta lindeza que estaba leyendo esta tarde tan fria...)

    ResponderEliminar
  12. Antiqva,
    eso, de qué nos quejaremos, de todo, yo me quejo de todo,
    pero si los romanos si contraían una deuda podían pagarla con su mujer o con sus hijos...,
    Y las monjas de clausura..., las de ahora, "la mujer guaraní" tiene a una de sus hijas en un convento de clausura y el mes pasado se casó y ahora ella es suegra de dios, y me lo dice muy seria, "como dios es mi yerno", y qué felicidad verlos felices.

    Y volviendo a los romanos: cualquer tiempo pasado fue peor,
    pero nos dejaron el mundo de las palabras, entre otra muchas cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar