11.12.09

Héroes

Nunca me había dado cuenta. Tendré que disculparme. La vida está llena de héroes. Los héroes del dolor. Cuesta vivir con tanta soledad a cuestas. Ser el repudiado. El mismo repudio. El último de los últimos. Ni te ven ahí tirado en la calle rodeado de luces de Navidad y de los gritos alegres de los niños que juegan. Héroes del no hay trabajo. Héroes del dolor de enfermedad. Los que no tienen pies o manos, o ni pies ni manos, y necesitan tu mano para quitarse la pestaña que se les ha caído al párpado inferior, o si les pica la nariz, es un suponer, puede picarles algo más inalcanzable, tener que aguantarse.
Y esas madres y abuelas, heroínas mudas que solo parlotean en la cola del super y observo sus caras y me veo transformándome en una más de ellas. Y hablarán de la nit. Sí, si ellas contaran, de lo bailado, dicen.
Me preocupa esta falta de sitio. Porque somos química y cuando la química falla deseamos morir. Sobre todo si ya estamos en los extrarradios de esta maquinaria lenta y rancia que no puede engranajear a todos.
Quiero ser una de las vacas del río, tranquila y calma, ni las moscas más cojoneras las alteran. Así, así salir del engranaje hacia el rió un día de estos y mu mu mu.

11 comentarios:

  1. Vivir ya es una herocidad, para muchos que tienen secuestrado el ánimo. Me gustan estas letras que rascan.

    Arrumaco de madrugada.

    ResponderEliminar
  2. Pero, Begoña, a estas horas por aquí, que mañana es día de cole.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  3. Una de las definiciones de engranaje es:'Conjunto de los dientes de una pieza de máquina'...
    y eso es lo que son dentelladas.
    Extraña inercia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Olvido,
    sí, dentelladas, qué biene esta palabra. pero no existe el verbo para el engranaje, y engranar es demasiado suave, porque al oído es más como de granos, de claridad, incluso color de otoño, pero el sonido de la "j" sí que da la dentellada, y esas personas son el trozo humano, el grano, de la dentellada.
    Qué rabia no haber pensado en ella, en el rasgar del diente del engranaje.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo has expresado exactamente. "Porque somos química y cuando la química falla deseamos morir."
    Tantas ínfulas, tanta vanidad, tanta mala lecha para ser todos, al fin y al cabo, unas sustancias q forman una máquina q se hace vieja o se vuelve loca. Sólo eso.
    Tus vacas pastantes me dan envidia. A veces, lo q yo daría por no saber pensar.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  6. Sara,
    ¿y si nos dedicáramos a la alquimia pastante?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Murieron ya todos mis heroes... y ni tan siquiera paso por el cementerio a llevarles flores...
    Las flores no son para los buenos!


    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bonito homenaje a la gente anónima que de pronto toman primer plano en esta vida a veces tan cuesta arriba.. es cierto, no nos damos ni cuenta..

    ResponderEliminar
  9. La sonrisa de Hiperión,
    los héroes nunca mueren,
    además si miras los verás, la vida está llena de héroes anónimos, ¿o acaso no es una heroicidad vivir hoy en día en determinadas circunstancias?
    Un abrazo.


    Ico,
    demasiados anonimatos para demasiadas vidas que danzan delante de nuestros ojos para ser vistos y los ignoramos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ah, la grandeza inmensa de las cosas cotidianas, de la vida cotidiana...

    Con respecto a las vacas, es cosa sabida que son animales "que saben latin"

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  11. Antiqva,
    jaja..., ah, ahí reside su secreto, no en el rumiar lento con que adormecen el tiempo, ¡en saber latín! Pues, mis latines no dieron para tanto, tengo que ser más vaca...
    jaja...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar