10.12.09

El mundo en un color amarillo sin química

los ojos abiertos de Lechuza blanca
sobre una rama blanca del bosque
observan
el abrevadero de las bestias
moléculas micromiligramos de pócimas
milagrosas
pura química en movimiento circular

geometrías interiores

movimiento lineal
nuevos días
klaus
sin muñequitas para tus juegos
tarearás la canción de jim
sin drogas
y cerca
el abrevadero de las bestias
los ojos abiertos del pájaro blanco

sobre las ruinas.

10 comentarios:

  1. Los centinelas sólo tienen ojos. Se les atrofió el sentido más cálido, el que nos hace humanos.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  2. Buenos días querida Alfaro,
    Me hizo pensar el vuelo de la lechuza al pájaro nocturno que pasó cerca de nosotras cuando meditábamos en el exterior, con un frío importante en medio de la noche, en el último día de sesshin. Su graznido me pareció el quejido doloroso y desesperado del mundo.

    Un dragón late en tu corazón.
    Inuits

    ResponderEliminar
  3. el mundo a veces es amarillo y otras veces no tiene color ni sabor, solamente dolor

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ZenyZero,
    pues, no sé si será o no centinela. Seguimos siendo unos animales, o no lees las noticias? y ya de serlo deberíamos serlo aún más, lo pienso a veces, quitar todo lo falso, el barniz, el brillo que tanto nos gusta llevar, y quedar como los animales a merced de la propia naturaleza, algo que por lo demás sigue sucediendo.
    La risa, el llanto, el habla... los hospitales, los colegios, los aviones...de todo esto carecen los animales. Eso no quiere decir que no sufran, que no manifiesten su alegría, que no pedan viajar o lamer sus heridas...
    Mira, quiero ser una vaca, ponte delante de una y míarala a los ojos cuando ella te mire...
    Ay, un abrazo.


    Inuit,
    sabes que mi abuela cuando oía por la noche una lechuza decía que alguien querido se moriría, nunca le hice caso, porque siempre se muere alguien con o sin lechuza,pero me gusta este pájaro nocturno, y me gusta pensar que sucede esto que me cuentas...
    que es el quejido doloroso y desesperado del mundo.
    qué precioso,
    y un corazón con un dragón latiendo dentro...? es muy bonito, pero tengo que pensar en ello, si tengo tiempo.
    Gracias por el comentario.
    UN abrazo.



    ana sáez,
    deberíamos saber también el color del dolor,porque no siempre será negro, también conozco el dolor rojo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amiga, veo que hablas de lechuzas y de ruinas... (Uno solo se queda con lo que le interesa... Je,je,je).

    Resulta que este fin de semana, en Sevilla, estuve tomando alguna foto de un idolo oculado del Calcolitico, que para mi es una lechuza, que aparecio en ciertas ruinas de Valencina de la Concepcion...

    Je,je,je

    Por eso, me quede en la lectura con la lechuza y las ruinas.

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  6. me encanta el final de veras alfaro, y al hablar de ruinas tocas la fibra.

    la mía.

    ResponderEliminar
  7. antiqva,
    qué chulada de lechuza, no la mía esta tuya en piedra, sí que parece una lechuza gris.
    muchas gracias,
    un abrazo.


    voltios,
    y sobre las ruinas...qué?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sobre las ruinas planean las ilusiones que perdimos. Aún sueñan con volver y recomponer lo que perdimos.
    Y Cohen sabe mucho de éso, así canta como canta y nos llega al alma.

    ResponderEliminar
  9. virgi,
    yo sobre las ruinas veo el tiempo cumplido, el ciclo acabado, las manos de nuestarss raíces, los primeros hombres, la primera verticalidad, me encantan las ruinas porque formo parte de sus piedras.
    Tú te refieres a otro tipo de ruina...pero de las cenizas dicen que también se renace.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me gustan mucho las lechuzas. No sé por qué.

    ResponderEliminar