11.11.09

Variación 1

Noviembre, mes de muertos y de colinas sin mar. Mes de neumólogos y otorrinos. Mes de calendario y de agenda, apuntar fechas, tachar días. Un pinchacito, otro pinchacito. En francés que picures es más onomatopéyico. Y papeles, papeles, papeles, para engarzar como perlas colgando de cualquier palmera ahora que llueve y ya hace frío y el sol, si aparece, desaparece pronto y las luces son cada vez más amarillas y más sombrías. Y un él dice que siente nostalgia y otro él intensamente enamorado atraviesa los espejos para alcanzar a su ella, y miente con descaro. Y ella se ahoga antes de hablarme y la observo con lentitud de infancia grabada en la retina, replay para ella, plis, tiempo sé generoso, con ella y conmigo, y con nosotros. Oh, inexorable y frío. Noviembre. Inexorable y triste la luz agotada de los días en ellos. Cualquier noviembre pasado será peor. Melodía de voz. Descendente, en picure. Travelling, travelling. Que el hombre guaraní se acercó a la puerta y dijo esta es la puerta del trastero y la abrió y salió a la calle. Noviembre. Otra ciudad.

16 comentarios:

  1. A mi los noviembres me huelen a tristeza, no sé porque.

    Tengo curiosidad... no sé si eres chico o chica. Y perdona si no soy tan perspicaz...

    Abrazos!

    Gio.

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado muchísimo tu texto está lleno de verdades

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ya hace frio, las luces melancolicas, amarillentas en las calles oscuras, en los pasos asfaltados, en los escaparates escarchados.

    Buena variación, bello texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Giovanni-Collazos,
    será porque empieza la oscuridad del día...
    soy una ella, no una chica, una ella con tiempo inexorable y suficiente.
    Un abrazo.



    ana sáenz,
    ¿ y no te gustan las mentiras? ¿los cuentos que parecen verdad?
    Un abrazo.



    Calipso,
    son casi idénticas las dos variaciones, a mí me gusta más este de la ciudad, por la cadencia, que es una tontería más de las mías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Diario de un noviembe ajetreado y melancólico.. qué tendrá el otoó que arrastra tanto recuerdo entre las hojas?

    ResponderEliminar
  6. Ico,
    a mí me encanta el otoño por las hojas y por más,
    gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  7. A mí noviembre me huele a bienvenida.
    Es lo que ocurre cuando en este mes, de cualquier año anterior, pasó algo que te marcó para siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. los cuentos que parecen verdad son mentiras disfrazadas, nadie tiene el derecho de mentir para obtener lo que desea

    a mi también me gusta más esta variación que la del otro blog

    saludos

    ResponderEliminar
  9. No sé si cualquier noviembre pasado fué peor. Porq eso ya da igual: pasó.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  10. Fusa,
    y a libros ya abiertos y a charcos y paraguas,
    un abrazo.


    anna sáenz.
    algunos cuentos que parecen verdad son de una inventiva extraordinaria, de una imaginación que la quisiera para mí,
    bueno nunca me han molestado los cuentos,
    aunque cietamente hay mentiras dolorosas pero también verdades.
    Yo ttuve una compañera que era una mentirosa compulsiva y nadie la aguantaba a mí me encantaba, nunca me aburria con ella, era fantástica,
    no siempre se miente para obtener lo que se desea.
    Un abrazo.



    Sara,
    pues tienes razón, ya pasó,
    y luego llega otro,
    nada importante en noviembre, muchos pequeños detalles como hojas caídas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El otoño me gusta, me gustan sus colores, sus olores, y me encanta la palabra, un defectillo que tengo. Novienbre... Hermosa, sonora, nostálgica, suave y vespertina, húmera y envolvente... Una mantita, unas castañas y una hoja en blanco que me recuerde que mi vida es sembrarla de letras.

    Arrumaco otoñal.

    ResponderEliminar
  12. Y ayer leí AZAROA, en vasco, y le dije a LM mira bien suena, me gusta esa palabra,
    cómo me gustaría ser la plabra e ir hacia atrás en el tiempo dentro de ella hasta saber su raíz, su origen, de dónde viene y quá quiso decir y cómo fue cambiando su significado... porque me suena a azar, azorosidad...
    Un abrazo, Begoña, me voy al neumo al hospital, de hospitalidad, también.
    Bueno, otro abrazón, así de grande.

    ResponderEliminar
  13. del otoño me quedo con esas tardes oscuras, refugiado en casa, con una buena lectura, o una buena compañía con un vinito, y la comodidad de entrar bajo las mantas y el edredon para dormir con los angeles y al día siguiente ver el manto marron que forra el suelo y el streptease de los arboles

    ResponderEliminar
  14. Voltios,
    en el otoño también mi mar es distinto porque ya están las luces encendidas,
    en verano el mar es azul, en otoño es como un celofán lleno de lunares amarillos,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Begoña, se me olvidó decirte que azaroa es noviembre.

    ResponderEliminar
  16. pero con espacio para amarse, y para amarse mucho

    ResponderEliminar