23.11.09

Telde

Tengo tres jirafas a las puertas de la ciudad. Y el cartel de un hombre desaparecido, pegado en uno de los muros.
Hoy tengo algo más. Tengo a un hombre a quien apenas conozco, solo algo su dolor, su desesperación y sobre todo su soledad. Lo tengo cogido de mi mano. Todavía no lo veis pero lo tengo cogido. Yo, a un lado del muro. Y él, al otro. Yo con mis pies raíz dentro de la vida y él queriendo desprenderse de ella. La vida. La cruz. El revés. La cara
Le he invitado a escribir sobre las paredes de la ciudad, aun sabiendo que pensaríais que era yo, como sucedió con Pepe Pereza y con Leo del Mar. La ciudad está abierta para él.
De momento contengo la respiración. Guardo silencio. Espero y observo los movimientos de los nexos, de las conexiones. Pienso en los hilitos, como un día los llamó mi hijo, mamá, qué pasa si esos hilitos tan finos se rompen, me preguntó viendo el dibujo de una neurona. Pienso en los hilitos. En el cruce donde estamos. Dónde estamos. Cruzados. Tan lejos, el cruce. La conexión. Tan lejos él. Tan lejos todos de él. Tan solo él. Tanta soledad de isla en una isla.

(dedicado a FFMartín)

15 comentarios:

  1. Mi querida Alfaro, es que eres una ONG literaria.
    ¿Por qué dependeremos de esa fragilidad de los hilillos? Esperemos que no nos empeñemos en salir a cabezazos por el cristal de la ventana cuando está abierta la puerta de par en par.
    Mucha compasión hay en tu texto, mucha.
    Un Inuit solidario

    ResponderEliminar
  2. Los hilitos, y el cordón entero se sesga también a veces.
    Pero tengamos confianza...

    Un abrazo, guapa

    ResponderEliminar
  3. La vida i el seu transcórrer és més fort del que pensem. Els "filets" són de seda, flexibles i resisents. Com el jonc del riu.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo una jirafa cuellicorta que me persigue. Sus andares me persiguen con sus paticortos pasos. Y tengo miedo. No veo los hilos que ayer estaban allí, aquí.tengo mucho miedo.

    Un abrazo.
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  5. creo que siempre conocemos poco de las demás vidas -y de la nuestra-, solo algo de sus dolores (los nuestros), solo algo de sus soledades (que son las nuestras) y he allí la esencia de la vida: unir esos hilitos.

    un gran abrazo alfa.

    ResponderEliminar
  6. los pelos de punta alfaro, tu niño y su pregunta: que pasaría si esos hilitos tan finos se rompen, madre mía. un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. la soledad tiñe de gris la luz que entra por la ventana

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me has emocionado muchísimo, no sé de quien hablas pero si sé quien habla, y aunque hay ocasiones que tengo que intuirte, ésta es clara y evidencia de tu generoso transitar por este valle/mar de espinos/hilos que nos maneja.

    Arrumaco sosegado.

    ResponderEliminar
  9. Ese amanecer de tu ciudad te da fuerzas para no soltarlo.
    Todos los hilitos de la luz, también tuya, lo veo, se entrecruzarán para hacer la conexión más fuerte.
    Con las jirafas te mando un abrazo bien fuerte

    ResponderEliminar
  10. El problema no es que las neuronas esten atadas con hilitos, sino que, ademas, los hilitos son de cristal.

    Pero, por Dios, no se lo digas a tu hijo, ni a las jirafas.

    Hoy nos has emocionado, amiga

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias a todos.
    Espero que ffmartín pueda responder a los comentarios que le haréis.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo estoy muy cerca vivo en Telde.. en esta isla aislada pero cercana a tantos corazones, presto, dono, ofresco, intercambio el mio para lo que se tercie... un abrazo..

    ResponderEliminar
  13. He ido al blog de tu amigo, vamos a invadirle, para q sonría.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. Los hilos siempre se están rompiendo, y siempre hay más para suplir, o intentarlo.

    Dentro de la ciudad todo es más seguro porque las voces encuentran oídos.

    ResponderEliminar
  15. Cuando me quedan los comentarios atrasados..., ya no sé qué cdeciros, lo más probable es que ffmartín no pase por aquí a leeros, y quizá sea mejor dejarle los comentrios a él, en su blog, por lo menos le llegan a su email, porque se lo configuré para que así fuera, y sí lee los emails.
    Gracias a todos,
    Y un abrazo muy grand epara cada uno de vosotr@s.

    ResponderEliminar