15.11.09

Fábula

1

El animal
ciego
y
el hombre
camino de sí mismo

el animal ciego fabula
el animal ciego no deja moraleja

el hombre
a veces es un animal ciego.


2

Lo mejor de la luz es cuando se hace oscuridad
y me convierto en un reflejo oscuro

no ser fábula
ni de fábula
ni fabulosa
ni
ni
ni.

14 comentarios:

  1. Casi siempre caminos a tientas, Alfaro, aunque a veces en el camino encontramos otras manos y, por unos segundos, tal vez compartamos la ceguera.
    Me ha gustado muchísimo. Y me alegro de haberte encontrado en el camino.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Somos animales ciegos con demasiada frecuencia. No me gusta ser reflejo.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. f(l)huir,
    ni fabular..., ni hablar, a fabular,
    jeje...




    Bel M
    la alegría del encuentro es mutua, compartimos cegueras y luces, que también las hay.
    Un abrazo.


    Sara,
    pues sé luz, luz, pero la luz se refleja,
    un beso.


    Antonio Alonso Alonso,
    tú sí que fabulaaaaaaaaaaas, sí.

    ResponderEliminar
  4. hay fábulas que tienen una luz que pueden dejar ciegos

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. O ser cuento,
    historia,
    luz,
    colores,
    sonrisa
    ...

    ResponderEliminar
  6. Ser un reflejo oscuro, ni fabula ni fabulosa, ni luminosa.


    Me gustan tus reflexiones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. A mi, en cambio, ya sabes, me gusta fabular, contar historia, inventar realidades posibles en mundos paralelos.. múltiples alternativas de vida.. una es tan poca..

    ResponderEliminar
  8. Pues a oscuras a no creo que reflejas luz.
    Moraleja: podemos estar tan ciegos?

    Un beso!
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  9. La oscuridad es lo que hace apreciar la luz; claro que los ciegos no pueden ver ni una cosa ni la otra.
    Quizás también se entiende que la luz acompaña al calor y el frío a la oscuridad.

    Un besazo, guapa

    ResponderEliminar
  10. AnaSáenz,
    gracias por la luz
    un abrazo.



    Calipso,
    gracias, un abrazo.


    Ico
    fabular, fablar, hablar..., quedemos con el fabular.
    ...y fabulas muy bien,
    con una (vida) creo que hay más que suficiente, imaginate si la llenamos de fábulas...
    Un abrazo.



    ZenyZero,
    respuesta: sí, ciegos como topos, y a veces tremendamente lúcidos.
    Un beso.


    Sombras en el corazón,
    ¿puedes imaginarte el mundo onírico de los ciegos de nacimiento?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Excelente!
    A veces le damos voces al animal, para hablar por nosotros.

    Impulso ciego que desviste el hombre perdido en el camino.

    Saludos mientras me limpio los lentes.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta el final, eso de: ni ni ni ni. Porque es una repetición muy coloquial. Cuando uno quiere hacer una exageración tan grande que ni siquiera le salen las comparaciones. Que ni ni ni ni...
    Y nunca se llega a saber.

    ResponderEliminar