18.11.09

El mar dentro de una mirada cerrada

Primera imagen
Luces de colores y destellos de sirenas. Pasos. Semioscuridad. Luces de alarma y cuchicheos. Cuchicheos. Posición fetal.

Segunda imagen
Manos abiertas. Manos con tacto de la vida. Ojos abiertos que se cruzan con ojos cerrados hacia el mar. Un hombre en posición fetal y frío sobre el asfalto. Pasos en círculo. Pasos en línea.

Tercera imagen
Palabras paloma que vuelan. Palabras paloma que sobrevuelan como cuervos. En el aire oscuro voces muertas sobre el hombre en posición fetal. Ausencia cubierta de frío. Manos sobre la mejilla fría de la muerte.

14 comentarios:

  1. Hoy no sé qué decirte. Sólo quiero estar aquí, sin decir nada.

    Un abrazo caluroso, de vida.

    Chuff!

    ResponderEliminar
  2. la muerte está fría por que se lleva con ella el calor que nos da la vida

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ZenyZero,
    pues, si te quedas aquí, sentirás el olor de rosas y miel,
    un abrazo.


    ana sáez,
    se lo leva casi casi todo.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Alfaro, he sentido la dureza de las palabras leyéndote hoy. Quién sabe si es por eso que he leído al principio: "El mar dentro de una piedra cerrada", y no mirada. Uf...

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  5. Amiga, a estas alturas uno no sabe si es fria la muerte o somos nosotros los que estamos totalmente congelados.

    Uno ya no sabe nada, salvo que alguien nos esta transformando en piezas de hielo...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  6. (*
    pues la dureza estaba en el asfalto, una mirada cerrada, se parece a una piedra fría.
    Un abrazo.


    Antiqva,
    no piezas de hielo, pero la muerte es fría, y más en la noche y sobre una carretera,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lo he visto, Alfaro, exactamente, y son imágenes maravillosas, casi apuntes para un boceto, para maravillosos cuadros.
    ¿Colores predominantes? Después de las luces de colores, el gris, el amarillo y en algún lugar el rojo punto de fuga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bel M.
    Me alegra que te hayan gustado estos breves apuntes, Bel,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ufffffff, como está la cosa alfaro, pero este modo de escribir en imágenes, de tratar la muerte de tu a tu, me gusta.

    ResponderEliminar
  10. Q triste, Alfaro...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Visión desolada del paisaje urbano a través de la ventana..
    Precioso poema

    ResponderEliminar
  12. Voltios,
    es que no todos los días te tropiezas con ella.
    Un abrazo.


    Sara,
    pues yo esa tarde llegué a casa bastante triste, sí.
    Un abrazo.


    Ico,
    esto lo vi sin ventana de por medio,pasé a su lado,
    y desde afuera lo conté, como si mi ojo fuera un objetivo, pero qué lejos estoy de los cineastas.
    solo es subjetivo, de mi recuerdo personal, esa mano que toca una mejilla helada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No te veo yo tan lejos, depende de con qué cineastas. Claro, no muy cerca de steven segal o van damme, jajaja, pero sí más al ladito de un bergman con esos planos que describes. Yo veía la escena sin sonidos, cine mudo, sólo la lírica de la imagen, que hasta la muerte tiene un fondo poético dependiendo de quien la cuente, claro, no nos vayamos a imaginar a alguno de esos dos de arriba planificando una escena de guantazos con ninguna intención estética.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Isabel,
    aun me sonrío con la lectura de tu comentario, no, no me imgino viendo una peli de Van Damme,jaja..., preferiría ver a Bergman, me imagino la minuciosidad de Bergman en las imágenes que vi esa tardenoche...
    yo vi el coche de la poli, quizá pasé a su lado pero como nunca miro más que el mar, se hizo de noche, di la vuelta enseguida, y ya vi el revuelo..., y oí comentarios "idiotas", me pregunto por qué la gente siempre está dispuesta a pensar mal y además a creerse los rumores dañinos sobre los otros...,
    así contado ya no es lo mismo, ¿a que no?
    Un beso.

    ResponderEliminar