19.11.09

Crush

Buscando tu nombre. Una letra en cada dedo. Tinta roja. Tinta verde. Tinta amarilla. Todos los colores para que suenen. El pensamiento en fragmentos. Boris Vian recogiendo espumas. Días claros de océano. No quiero cerrar los ojos. No todas las imágenes llegan a través del nervio óptico al cerebro. Ese gran disco blando lleno de imágenes. Eliminar imagen. No encuentro el supr. No encuentro el olvido. Olvidar no es supr. Olvidar no es borrar. Buscando nombre. Renombrarme. Espero. Supr. Encontrar la neurona cerebral del supr. En medio de un río de ideas fluyendo. Y seguir.

14 comentarios:

  1. Amiga, que gran idea para los neurocirujanos... Que nos "trasteasen" alguna tecla en el cerebro que permitiera olvidar todo lo que queremos olvidar y que la experiencia dice que no hay manera...

    Como uno de esos recuerdos se empestiñe en incrustarse en el cerebro solo con la ayuda de la microcirugia se puede sacar... Lo se con plena seguridad.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  2. es muy difícil olvidar algo cuando lo tienes a grabado a fuego en la piel, no se puede borrar

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Recordé una canción... Así la recuerdo yo, más o menos con esta letra, pero ya sabes, goglear tiene cosas buenas, así que más abajo tienes una versión con encanto. Hay cosas imborrables, y no, la microcirugía no llega al alma.

    Abrazos,
    Montse.

    En las orillas del Titicaca
    sobre la arena grabé tu nombre.
    Vino una ola y lo borró,
    Y de tu nombre no quedó nada.

    En las orillas del Titicaca
    sobre una roca grabé tu nombre.
    Vino la lluvia y lo borró,
    Y de tu nombre no quedó nada.

    En las orillas del Titicaca
    sobre mi pecho grabé tu nombre.
    Y de ahí no lo borró nada
    Porque mi pecho es mucho más fuerte.



    A las orillas del Titicaca

    ResponderEliminar
  4. Me gusta lo leído. Tengo mis desencuentros con el olvido, es muy difícil olvidar, es muy difícil recordar... a veces cuanto más deseamos borrar, la tecla no nos lo permite y otras es tan sencillo...

    Arrumacos.

    ResponderEliminar
  5. es cierto, hay cosas alfaro que por más que quieres olvidar y eliminar de tu disco duro no lo logras, y otras que son pura felicidad se van.

    no sé porque tenemos el feo vicio de recordar más lo dañino que lo agradable, o será en mi caso.

    aun así, me gustan estos textos tuyos, no creas, mi cabeza hace crush al leerlos y eso me gusta.

    ResponderEliminar
  6. Antiqva,
    esos señores científicos quieren encontrar la otra tecla, la de guardar y no caer en el olvido.
    Un abrazo.



    ana sáenz
    dicen que el cerebro tiene sus propios mecanismos de autodefensa, el no borrar quizá sea uno.
    Un abrazo.





    MGJuárez,
    qué cantarina,
    gracias por la letra de esta canción,
    he ido a escucharla y ese tipo de voz me ha recordado la de Violeta Parra, creo que era ella.
    Gracias,por las dos cosas.
    un abrazo.



    Begoña leonardo,
    sí aveces andamos dando en la tecla equivocada...
    Un abrazo.


    Voltios,
    debe de ser cosa del optimismo o pesimismo del momento. Yo no suelo parar mucho en el pasado, soy más de presentes, pero cuando escribo escarbo y recupero.Y esto es por una imagen en especial, una imagen nítida que conservo.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Y seguir, intro. No sería estupendo tener acoplada tras la oreja una entrada usb? O dos mejor: una para enganchar el penito de un mogollón de gigas y llenarlo de la basurilla que sobra; el otro para tener copia de seguridad de muchos momentos que pasan sin afianzarse en el recuerdo. Y una cavidad extra para un segundo disco duro.

    Tu intro me ha recordado cuando se me escacharró el coche y anduve a patas una larga temporada (aún sigo). Iba andando por la acera y al llegar al cruce mi mente decía stop, frena. Cuando el semáforo se ponía en verde me decía, primer y palante. Y así estuve una temporada, conduciendo mentalmente a dos patas, como si el recuerdo de las maniobras del coche fuera necesario para continuar con mi nueva vida pedestre. Y era un acto inconsciente, yo misma me sorprendía con esas carajotadas en mi cabeza. Cuando lo conté a mis compañeros serví de coña una buena temporada.

    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Ahí reposando en la estantería y esperándome está Boris recogiendo espuma...

    ResponderEliminar
  9. Si encuentras esa neurona cerebral de supr., porfa, avísame. Yo también busco la tecla para olvidar. O el elixir. Si doy con él, prometo avisar.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  10. Isabel,
    pues a mí me sucedió algo parecido, ir por la calle como conductora en vez de como peatona,y yo detesto conducir, yo deseaba teletransportarme, mogollón de gigas para evitar el estrés de la autopista a determinadas horas...
    pero el cerebro no alcanza a más de lo que hay, d momento.
    Un beso.



    Fusa,
    espero que te guste La espuma delos días.



    Sara,
    pero si olvdas ya no serías tú..., y todo sería diferente, entonces quizá quiseras recordar, porque supr. no es olvidar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Cambia el PC.
    Es fácil, mira hacia otro lado, recuperarás los datos, las neuronas. Todo fluirá.

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Se podría ‘guardar como’ pero el cerebro no contiene la tecla ‘delete’
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Nos quedamos fritos de nueronas, y que conste que nos quedan pocas... jajajaj

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  14. virgi,
    de PC es fácil, de cabeza, algo más complicado.
    Un beso.


    Olvido,
    pues, sí, guardar como,envuelto en el color que queramos para cada momneto, y etiquetado para cuando queramos abrirlo.
    Los deletes cerebrales van a su aire.
    Un abrazo.


    Hiperión,
    la ciencia cablaga que nos mata..., las neuronas se reproducen, cada vez más...¿...?, ¿será cierto?, más pero desmemoriadas, dicen los últimos avances.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar