3.11.09

Con el ojo izquierdo enrojecido

Por qué tan gris griseando risa
tan pasar tú
la tarde con nostalgia

se acerca el tiempo de derramarse el frío
de estrechar y empequeñecer las frases

proliferan las elipsis

triste quietud la que exige hoy el viento

14 comentarios:

  1. Esta mañana el frío empezaba ya a derramarse. En cualquier momento se puede volver lluvia o lágrimas.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  2. cierto lo del frío y la bufanda o la palestina al cuello, y una sonrisa, siempre una sonrisa fina al aire, un abrazo alfaro y gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  3. El viento susurra palabras lejanas. Las trae y las lleva.
    Difícil es captarlas.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado muchísimo, Alfaro. Y no quiero analizarlo. Me gusta ("Hora de estrechar y empequeñecer las frases").
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. tan pasar tú
    la tarde con nostalgia

    tan pasar tú
    la tarde con nostalgia

    tan pasar tú
    la tarde con nostalgia

    ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  6. Una maravilla, Alfaro.En triste quietud te lo digo, pero agradecida, como siempre de tener un rincón aquí donde empequeñecerme agusto.

    Un abrazo

    (me fascina el título)

    ResponderEliminar
  7. En mi opinión, más grave sería si fuera el derecho, el rojo; quizás más divertido. (Aquí se supone que alguien va, al menos, a sonreír).
    Cuando se derrama el frío se encogen las palabras, la nostalgia, la tarde; pero quizás se ensancha el yo. No sé, te imagino a menudo, cerca de una ventana y tu mirada deslizándose sobre unas tejas. Sobre unas angostas calles que están fabricadas de dulzura y pendiente. Tus ojos siempre acaban bañándose en el mar. En la mar. En el tuyo. En la tuya.
    Pero a fin de cuentas, eres Alfaro. Y yo imagino a otra, misma. A la misma, otra.

    Un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  8. Sara,
    el frío con la lluvia es más frío.
    Un beso.


    Ángel,
    eso, sonrisa fina, me ha gustado,
    de nada, que dicho así...
    Un beso.


    virgi,
    y lo que está lejos lo convierte en próximo, hablo de la fuerza del viento.
    Un beso.


    Fusa,
    ¿me alegra!
    gracias, leo tu nuevo blog, y me gusta aunque no te lo deje escrito.
    Un beso.


    gloria,
    pues el título es de lo más real, y ahora voy y estropeo el encantamiento, tengo mi ojo izquierdo así, y me hago bromas que sea precismente el izquierdo el que se me haya vuelto algo rojo, por una vez la vida me delata sin error, así recordaré el día que me ha sucedido esto.
    Un beso.



    Daniel Damián (Conde de Galzerán)
    la llegada del comentario me ha recordado que no había respondido hoy a ninguno.
    Las calles son de asfalto gris, y los edificios, también,aunque si miro un poco hacia arriba veo tejados rojos y un poco de cielo, a estas horas oscuro, y ahora mismo silva el viento y la lluvia golpea en los cristales.
    Y en parte tienes razón, entre Alfaro y MJ ni yo sé cuál es la otra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. BEl,
    se me pasó tu nombre, a estas horas ya poco más puedo decir,
    un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  10. el viento todo lo arrastra con esa fuerza que todo lo puede

    abrazos

    ResponderEliminar
  11. Gracias Alfaro por tu visita a mi blog y tu comentario.

    Tu poesía también es muy interesante.

    Te seguiré.

    Un abrazo

    Jesús

    ResponderEliminar
  12. Es curioso, el viento que no para de moverse, de soplar, de dibujar remolinos, nos exige quedarnos tan quietos, tan estatua...
    Es tiempo de empequeñecer, sí, de menguar. De hablar como los indios (¡tan pasar tú! Estoy con Fusa, es genial)

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  13. AnaSáenz,
    y aunque no lo parezca las palabras son como el viento...
    un abrazo.



    Jesús Aparicio,
    gracias a ti,
    un abrazo.




    (*,
    jaja... hablar como los indios, o con los indios?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Llego la última, con risas y con una rasca en la calle que me la afloja.

    Arrumacos.

    ResponderEliminar