7.11.09

Bosques

Me partiré por la mitad
y nacerá mi madre

me partiré por la mitad de la mitad
y nacerá mi abuela

me partiré mitad a mitad hasta el infinito del tiempo
hasta el nacimiento
de la primera mujer raíz de árbol
porque todas ellas
viven en mí
silenciosamente

seré matrioska a la inversa
y no pariré ni me partiré en más hijos

naceré y desapareceré
en otras ellas
del bosque mundo
del bosque pájaro
del bosque cayendo nubes
del bosque sin tejado
del bosque solo.

20 comentarios:

  1. y tendrás mil vidas por vivir en ese bosque que hay entre las nubes

    saludos

    ResponderEliminar
  2. AnaSáenz,
    solo me veo una, esta, que se acabará algún día, la real,
    las otras menos reales están ahí de algún modo,y a veces se respiran si se piensan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Todas a la vez, partidas, repartidas, divididas...
    En el mismo bosque
    donde dormitan las palbras
    que anunciarán todas las partidas las idas
    las venidas.

    Arrumacos preinvernales.

    ResponderEliminar
  4. Qué imagen la de la matrioska a la inversa, Alfaro. Me ha encantado. Y ese desaparecer en otras ellas, la muerte sola en el bosque solo.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  5. Somos todas las mujeres,
    desde la primera
    en el albor de los tiempos
    hasta la ùltima,
    en la explosión q podría ser; somos todas las mujeres,
    la mujer,
    infinitamente.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Parir es repartirse
    más que multiplicarse.

    Serás un bosque...
    y todos nos refugiaremos bajo la sombra.

    Saludos ecológicos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes?, mi seudónimo cuando escribo (no lo diré aquí) es el nombre de mis abuelas. Siempre me pareció injusto que por un formalismo administrativo sus nombres se perdieran el boscoso anonimato de apellidos olvidados. Y somos tan descendientes de ellas como de quienes nos dieron el primer apellido. Todo lo que pueda crear en esta vida, lo que salga de mí mismo nada nada más, llevará sus firmas. Eso deseo.

    Huellas, huellas... sí.

    Un abrazo grande
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  8. Begoña leonardo,
    partidas y divididas...
    Un beso.



    (*,
    ... y la vida.
    Un beso.



    sara,
    sí, somos todas las mujeres y hasta las que han sido y las que serán,
    ¿o no se te revuelven las tripas cuando ves a una mujer cubierta de la cabeza a los pies como si fuera un saco?
    Un beso.



    Roberto loigar,
    parir es partirse y dividirse, nunca multiplicarse, desde el punto de vista de la mujer...
    si asciendo al nivel de cumbre humana igual es multiplicarse, pero ni aún así me sale la cuenta me busco y no me encuentro en el producto, pero si que me encuantro en los restos de la partición.
    Saludos.



    Zenyzero,
    yo creo que los nombres no importan demasiado, y por qué te saltas a tu madre?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Necesidad de verdura, de sombras en tonos verdes, de vida en forma de árbol...

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. La sonrisa de Hiperión,
    Anda, menos mal que no soy madame Verdurin...
    jaja...
    un abrazo.


    Domadora de Elefantes,
    muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Diantres, amiga, lo que tu dices poeticamente lo dice la arqueologia a las bravas...

    Todos llevamos en la sangre los genes de aquella, digamos mujer, que llamaron Luci y que vivio en Africa hace millones de años...

    La llamaron Luci por cierta cancion de los Beatles...

    No, si al final la poesia y la arqueologia van a ser lo mismo...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  12. Antiqva,
    claro, La Luci, la de la canción,la de África y Asia..., la hija del Sr, Gorila y una tal primamata...
    jaja,
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  13. Porque a mis abuelas las vi desgañitarse y trabajar como burras en una época en la que ser mujer no contaba para casi nada. Supongo que para follarlas, amándolas o no, y amamantar a la prole, sin desfaceller ni un segundo. Felices de ver crecer a sus hijos y de verlos morir en algún caso en ambas. Y las vi morir a las dos.

    A mi madre la quiero y también llevo su nombre. Tengo mi espacio para su homenaje en mi vida. Y sé que no todas las mujeres merecen que se las recuerde, como tampoco a todos los hombres. Pero a mi madre sí.

    Es muy simple lo que dices, yo no me salto a nadie. Esta es una de las veces en las que me siento ridículo por haber sido sincero.


    UN abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  14. ZenyZero,
    ya te he contestado via email,
    un abrazo-

    ResponderEliminar
  15. Que poema más hermoso! Ese viaje al inicio de la feminidad. Todas en una.

    ...y Antiqva me encanta! con sus reflexiones siempre tan amenas :)

    Un abrazote querida Alfaro!

    ResponderEliminar
  16. y en cada desaparición revivir un poco

    ResponderEliminar
  17. Cristina,
    gracias,
    y estoy de acuerdo contigo respecto a Antiqva es la voz sensata de la ciudad.
    Un abrazo.


    huir
    y en cada desaparición morir un poco,
    dos miradas distintas para la misma palabra.

    ResponderEliminar
  18. Si por lo que parece, nosotros, teníamos que ser, -cosa que es obvia y casi demostrable- está claro que todos los que fueron dependían de nosotros, Alfaro. Sin nosotros, no había ningún motivo de existir para los antiguos. Matriuska o Patriuska, inversa u ordenada, somos una concienzuda recopilación de abuelas y abuelos.
    Bello y reflexivo tu poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Daniel Damián (Conde de Galzerán),
    sí somos el último eslabón recopilador.
    He dejado de visitar tu blog por esa doble puerta,
    ya lo he tomado por principio, no hay nada que sea escabroso ni de escándalo... pero detesto las dobles puertas, he visto una entrada nueva pero me di contra ese muro y me di la vuelta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar