31.10.09

Vacíos

¿Por qué no acercarnos más a las nubes algodonosas? Sí, por qué no, ¿por qué?
Y las nubes nos fueron acercadas, y después de las nubes nos cercaron las tormentas, también hermosas y menos de algodón y más electrizantes, pero no fueron ellas, no, las que colocaron a Lacan en esa estantería.

8 comentarios:

  1. Fíjate que ahora me he acordado yo de esa otra entrada tuya en la que misteriosamente un libro empujó a otro libro y cayó al suelo uno de Gamoneda. ¿Y qué fue lo que pasó entonces? Tampoco sé si fueron las nubes, las tormentas, un remolino de aire... Sencillamente, pasó. En tu estantería hubo un vacío, pero algo creció en tus manos.

    Un dulce beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  2. (*,
    el vacío fue solo momentáneo, justo el tiempo que una tarde en hacer los leves ejercicios...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Entre las nubes estais los que no veo. Debajo el vacío, ese que mueven (remueven) las tormentas.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  4. ZenyZero,
    ¿quieres subir a las nubes?
    De momento: las tormentas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¿También a mí se me podrían ser acercadas las nubes? Evitar las tormentas ya se sabe que no.
    Un abrazo.
    (La palabra de verificación es ¡vater! Más claro el agua.)

    ResponderEliminar
  6. Lacan: Lo externo son meras proyecciones.

    No me extraña el vacío. Yo, desde que leí cosas suyas, me vino la bruma algodonosa.

    Un beso. Te leo a diario.
    P. Codorníu

    ResponderEliminar
  7. No sé que me pasa que ultimamente siento una gran fascinación por el cielo, por las nubes, cuando estoy en el campo, cuando el espacio y el tiempo me lo permiten, disfrutar de las nubes es uno de mis pasatiempos favoritos... El otoño es un tiempo ideal para distraerse con ellas. Me gusta especialmente imaginar donde me llevaría la elegida y compartirlo con mi niña, ya es lo más de lo más...

    Arrumacos otoñales.

    ResponderEliminar
  8. Fusa,
    es que entre las nubes y el agua...qué es bloger sabe que tiene que haber agua... o un lugar para tirarla...
    Un beso.


    Codorníu,
    hace tiempo que lo leí, pero aún recuerdo lo de saber qué color de bola tienen los otros, eso de si él piensa que yo pinso...
    Un beso.


    Begoña,
    y a mí me gusta ver figuras en ellas, qué divertido a veces ver las nubes pasr, tengo que mirar más hacia el cielo.
    Un beso.

    ResponderEliminar