17.10.09

Time

Cuando se conocieron los dos dispusieron su corazón (de ambos) sobre las manos del otro. Él, además, dispuso de sus ojos (de ella).

El frío, las piedras, las flores, el tabaco, los libros, las tulipas rotas,
bodas, bautizos, cumpleaños, aniversarios,
las obsesiones, los miedos, el pánico, el cuerpo, el sexo,
diálogos, soliloquios, arrebatos, neuras,
el the end ejem ejem...

Cómo nos repartiremos tantas pertenencias...

¿Quién se llevará finalmente el hueco del otro en ambos?

12 comentarios:

  1. Ay, dios, cómo me has tocado con esas palabras... No estaba yo a estas horas tan tempranas preparada para tanto...

    ResponderEliminar
  2. Los dos se llevarán un cacho... claro está, sino han firmado antes la separación de bienes... jajaja

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. mejor repartir lo bueno a partes iguales y desechar lo malo

    besos

    ResponderEliminar
  4. Conservas y conservas a veces en escabeche... El látigo implacable del tiempo puliendo todo a su paso. Pero querida, no repartamos, hemos vivido...

    Arrumacos hogareños.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con Begoña. Repartir, dividir... ¿acaso los dos no han compartido antes? Ahora toca otra cosa, y cada uno se lleva lo bueno que haya sabido obtener. Si eso es así, podrá seguir compartiendo con los demás.

    Bueno, solo es una opinión más. Lo que me gusta es como nos lo expones, hay cosas que no son divisibles... como los números primos, ¿no? Pues eso somos, únicos e indivisibles, así que solo nos queda: compartir.

    Abrazos,
    Montse.

    ResponderEliminar
  6. Las oquedades siempre las reparte un ángel. Esos que no tienen ni sexo (pero tienen alas).

    Lo material lo reparte el diablo. Ese no es que tenga sexo: él es el puto sexo.

    Y ya no queda nada, más que encomendarnos al señor para que en mis ojos no veas más que amor eterno.

    UN abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  7. brujaroja,
    normal..., luego de leer tu entrada(d hoy)y tu sueño...
    un abrazo.


    La sonrisa de Hiperión,
    ... o un cachito,
    un abrazo.


    AnaSaenz
    qué optimista, Ana,
    un abrazo.


    Begoña Leonardo,
    ay, como se nota el otoño y los días de hacer las mermeladas y las conservas...
    inevitablemente se reparte hasta los envases vacíos.
    un abrazo.



    MGJuárez,
    el tema no es ninguna novedad... de hecho enumero lo que nunca nadie suele repartir,
    eres otra optimista de la partición..jaja...
    un abrazo.



    ZenyZero,
    creo que me quedo con el diablo... de momento, hasta que se pueda volar con las alas de los ángeles,
    es que no soy alada ni axesuada,
    no quiero repudiarme a mi misma.
    Y a qué señor encomendarse, no me gustan las encomiendas,
    pero me quedo con tu eternidad, eso me gusta más... aunque ya sabes que la etrnidad es justamente este momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Dicen que siempre hay uno que ama más que el otro. Por tanto, el hueco del otro en ambos, se lo llevará el que más amó.

    ResponderEliminar
  9. Malvada Bruja del Norte,
    cuánta sabiduría, eso dicen...
    y seguramente quien más amó será quien se quede con ese ambos agujereado por la ausencia.
    Esp pienso yo también , aunque como es un agujero, un vacío, igual se lo lleva el que menos amó... porque es el vacío, la nada, o se lo llevan ambos porque igual ha sucedido que esta vez se amaron por igual...
    No sé hay varias posibilidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El reparto nunca será justo. El agujero enorme de la pérdida engulle, durante mucho tiempo, cualquier luz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Sara,
    y cómo dividir algunas cosas? un miedo, un aniversario...
    son repartos que nunca contentan a ninguno de los dos(a veces hay más de dos en pugna...)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. El reparto es sencillo, amiga...

    Todo para el otro, y para uno el Amor solo...

    Señor, que poetico estoy hoy...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar