30.10.09

Sonidos

Primer sonido
Al principio son los tacos los que inician el desconcierto sin tos.


Segundo sonido

Ah, me escuchan. Desde entonces tienen pesadillas. Lo grito, cada pesadilla de ellos en un grito.


Tercer sonido
Cuando ella llegue con libro Freud en mano irá desgranando, dessilabeando sin guiones en el medio, pero ya todo es silencio, y mientras el silencio es busco palabras de granito que no estén en su libro y una pequeña cuchilla que corte cordones sin dejar heridas.

11 comentarios:

  1. hay cierta tosquedad y belleza mezcladas acá. Al mismo tiempo tan misterioso, como si nos retaras a comprender tu mente, o mejor: la mente humana.
    Parece la vida misma, sin argumento, pero llena de sentido.

    saludos alfaro.

    ResponderEliminar
  2. Un encadenamiento caótico de sonidos.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. los sonidos solo pueden ser oídos por el silencio

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Todo lo q corta es peligroso, porq es muy difícil no dejar alguna herida.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Yo prefiero los tacos a la tos o a los cuchillos...

    Sin duda, prefiero los tacos

    Ah, que desahogo...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  6. Fero,
    sí, es la vida misma aunque no se entienda.
    saludos.



    Luna,
    por lo visto, hoy ha tocado algo de caos...
    un beso.



    AnaSáenz,
    por, en, con silencio y hasta con ruidos.
    saludos.


    Sara,
    ...depende...
    un beso.




    Antiqva,
    bueno, se empieza por los tacos...
    a veces es la tos antes,
    hoy el orden de los sonidos ya está dispuesto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El orden de los sonidos no altera al instrumento.

    Cariñitos.

    ResponderEliminar
  8. ¿Puede un silencio rodar incontrolado por un acantilado? ¿y estallar en la flacidez de un mar en calma? ¿y hundirse? ¿y residir tan al fondo que nunca más lo verá ojo alguno?

    Es es el sonido... Un sonido que crece como una flor silvestre entre las rocas del cacantilado y es arrastrado, y arrastrado, y arrastrado. Se hundirá.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Begoña Leonardo,
    pero cómo quedará la melodía o los ruidos...
    un beso.



    ZenyZero,
    en el fondo del mar no hacen falta cuchillos para cortar cordones, creo
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. El tercer sonido me ha dejado hipnotizada. Me imagino entre dessílabas y palabras de granito, entre cuchillas que no dejan cicatrices, y un silencio que acompaña al sonido.
    Ahora me gustaría poder cortar algunos cordones, necesitaré tus cuchillas, Alfaro, y tus sonidos, todos ellos.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  11. gloria,
    hay cordones invisibles que se cortan con cuchillas igual de invisible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar