10.10.09

Los vencidos

No hallas un lugar para dormir el cuerpo, dejarlo postrado en cualquier lamento, hacer de él aire que pronuncia, leve, sin peso, acuclillado, o como un niño inclinado con la cabeza rozando la tierra y contando hormigas de un hormiguero imaginario, así cuento las veces que respiras, que el aire obstruye el poema sin voz y he de elegir el aire sin saber dónde reside la vida del cuerpo vencido.

12 comentarios:

  1. los poemas sin voz son los que emiten un sonido especial

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Los vencinos siempre tendrán rincones ocultos para pasar la noche y esconderse en el día...

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Los vencidos se alimentan de un trozo de tierra para volver a respirar.

    Se levantarán como ayer...

    Saludos descafeinados,

    ResponderEliminar
  4. AnaSaenz,
    quiza...
    un beso.



    La sonrisa de Hiperión,
    ¿y por qué habrían de ocultarse?
    Saludos y abrazo.



    Robërto Loigar,
    habrá que esperar y sabremos cómo se levantan, quizá igual de evnecidos que ayer o más,
    saludos con cafeína.

    ResponderEliminar
  5. A veces, y ocurre en muchas ocasiones, el cuerpo se vence y decae en el desánimo. Pero el espíritu que es indomable y respira muy a pesar de los pesares, ha de encaminar esa energía tan volátil y efímera que se le escapa entre los dedos agotados.

    Cualquier obstáculo hay que transformarlo en posibilidad.

    Un gran abrazo mi querida poeta,
    Montse.

    ResponderEliminar
  6. Me gustan todos los poemas que escribes sobre el silencio o la ausencia de él. Es un tema al que recurres mucho. Por eso siempre te imagino pensativa, quizá asomada a una ventana, muy callada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. MGJuárez,
    muchas gracias por la ciudad y por tus palabras.
    Un abrazo grande.


    fusa,
    no siempre se puede interpretar literalmente lo que se escribe con la vida real, ni el yo literario con el real.
    En cuanto a mi vida, la real ,la menos literaria o no literaria, pues sí que tiene ausencias, pero también presencias, y muy importantes,
    me gustaría que tu imaginación coincidiese con un deseo mío: asomarme a la ventana y ver el mar o ver una montaña a lo lejos o un árbol, pero no es el caso, vivo rodeada de asfalto, de cemento y de cristales, si ahora levantase la vista vería unas farolas y un edificio, y más edificios...
    Y estos últimos días son de un estrés total...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Montse,
    quise decirte muchas gracias por tu paso por la ciudad...
    otro abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El poeta es un insomne que fabrica versos, que busca hablar sobre el silencio sin palabras inutil intento que lo deja vencido

    ResponderEliminar
  10. Ico,
    pues conozco algunos poetas al margen del insomnio, a mí me ha tocado la noche, de la poesía no hablo, que es otra cosa.

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno es, Alfaro, o mejor dicho qué bueno me parece a mí este texto, enorme me parace.
    Quería resaltarte algo, pero no puedo quedarme con algo y por eso me quedé con todo el aire, lo copié y lo llevo conmigo (espero que no te importe).

    Buenas noches...

    ResponderEliminar
  12. gloria,
    por supuesto que no me importa, es un texto también especial para mí porque lo escribí pensando en una persona a la que quiero mucho.
    Me alegra que te haya gustado y te lo lleves.
    Muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar